DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Un palo más

Juan E. Lozano - Perfil

 

 

 

 

Y un día terminó. 8 meses de comicios, en un año de maratónicas jornadas electorales, que se inauguraron el 12 de abril con las primarias en la provincia de Salta y que culminaron el pasado 22 de noviembre con la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. 8 meses de campañas, de discusiones de modelos, de mediatización de una polarización que al final no sucedió. Y en el postre, un mapa que, con varias sorpresas, compone un damero irregular que auguran nuevas dinámicas en la política que se viene.

En la saga de publicaciones que fui efectuando me centré en los resultados electorales en el marco de la provincia de Buenos Aires, y fuimos juntos descubriendo un comportamiento del electorado que no surge del análisis convencional que suele apreciarse en una primera vista.

Es por eso que resulta necesario, para culminar la labor, analizar los resultados del histórico balotaje que tuvo lugar en las elecciones presidenciales que coronaron vencedor a Mauricio Macri por el Frente Cambiemos.

Para definir el resultado de las elecciones en la provincia de Buenos Aires, partiendo de la premisa de que ambos candidatos conservaron su base electoral, quedaban en juego casi 6 millones[1] de votos en disputa.

Por la relevancia de los resultados de los comicios, considero pertinente extender el análisis (aunque no con la misma profundidad) respecto de las demás jurisdicciones nacionales, reservando el análisis por jurisdicción municipal únicamente a la provincia de Buenos Aires.

La manifestación silente

Habíamos advertido en el artículo pasado que hubo un abrupto brote de participación ciudadana en la provincia de Buenos Aires para las elecciones presidenciales del 25/10, lo que se vio reflejado en un mayor presentismo a los comicios (766.326 sufragistas que estuvieron ausentes en las PASO se hicieron presentes), en una menor cantidad de emisión de votos en blanco (200.285 votantes que habían votado en blanco en las PASO en las presidenciales votaron por alguna de las fórmulas propuestas) y en una menor cantidad de votos nulos (7.764 sufragistas que habían anulado sus votos en las PASO habían votado válidamente el 25 de octubre).

En el balotaje se observó que la tendencia se volvió a verificar en cuanto al presentismo y al voto positivo, más se revirtió en el voto nulo.

Así, en la provincia de Buenos Aires se han hecho presentes 819.182 sufragistas que no habían asistido a votar el pasado 25 de octubre (una mejora del 27,49%), y han optado por votar en forma distinta unos 103.369 sufragistas que en las presidenciales habían votado en blanco (representando una mejora del 43,66%).

No obstante ello, y revirtiendo la tendencia advertida entre las PASO y las presidenciales, en esta edición electoral se han registrado 46.290 votos nulos más que el 25/10, lo que representa un incremento de un 175% de votos nulos respecto de las presidenciales.

Votos en blanco, votos nulos y ausencias

En este aspecto entiendo que este incremento de los votos nulos, es parte de una manifestación del electorado que se expresó claramente en contra de ambos candidatos. Puede advertirse aquí la influencia de los medios de comunicación informales (tales como las redes sociales, boletines por correo electrónico y el boca en boca) que advertían que el voto en blanco beneficiaría a uno u otro candidato y que solo el voto nulo representaba el repudio a ambas candidaturas.

Hay que hacer un paréntesis en este aspecto: los votos nulos son, a los efectos del cómputo de los resultados electorales, asimilables a las ausencias a votar; es decir, no son computados dentro de los votos efectivos y por tanto no inciden en los resultados arrojados. En cambio, los votos en blanco son considerados votos válidos y por tanto pasan a computarse en la masa del electorado que se tomará como base para el cómputo de los resultados.

Es justo decir que, aún efectuando esta discriminación, los resultados porcentuales que se comunican son calculados sobre la base de los votos positivos y no sobre el total de votos válidos.

Sobre este acápite volveré más adelante cuando analice los resultados en el resto del país.

¿Y los resultados territoriales?

Había hecho hincapié en los artículos anteriores de que el dato que no suele analizarse es el de los resultados por jurisdicción. Manifesté en su oportunidad que, independientemente del total de votos obtenidos por una u otra fuerza política, ello no necesariamente va de la mano de los resultados obtenidos por jurisdicción. Especialmente me centré en reflejar que la gran disparidad -en cuanto a densidad demográfica se refiere- existente en las jurisdicciones fundamentales de la República Argentina[2], daba como resultado que no se reflejaran cabalmente las voluntades de las jurisdicciones con menor cantidad de votantes ya que, por ejemplo en el caso de la Provincia de Buenos Aires, municipios densamente poblados pueden opacar la voluntad de las demás jurisdicciones.

Pasando en limpio, en la provincia de Buenos Aires el FPV obtuvo más votos que el frente Cambiemos tanto en las PASO (3.325.947 votos para el FPV contra 2.375.617 votos para Cambiemos), como en las Presidenciales (3.419.121 para el FPV y 3.031.169 para Cambiemos), cuanto finalmente para el balotaje (4.833.660 FPV, 4.632.385 Cambiemos).

Estos resultados mostraron vencedor al FPV en la categoría Presidente en la Provincia de Buenos Aires.

Ahora, ¿y a nivel territorial? Lo cierto es que estos resultados no se condicen cabalmente con las voluntades de las jurisdicciones municipales, todo lo cual demuestra que el sistema electoral propuesto en nuestra República debería ser revisado atendiendo a la extensión territorial de nuestro país y la gran dispersión existente entre jurisdicciones respecto de su densidad demográfica.

Así, los resultados analizados jurisdiccionalmente no resultan equiparables a los resultados obtenidos por el cómputo de las voluntades individuales de los sufragistas.

Para ser más claro, especialmente en la provincia de Buenos Aires los resultados computados por victorias obtenidas por municipio, arrojaron los siguientes datos:

Elección FPV Cambiemos
PASO 69 municipios 63 municipios
Presidenciales 25/10 50 municipios 83 municipios
Balotaje 22/11 30 municipios 105 municipios

 

Puede entonces advertirse, y sin lugar a dudas, el punto que vengo manifestando a lo largo de estos artículos y que amerita una seria revisión del sistema electoral a los efectos de que puedan ser escuchadas las voces de todos los electores, con miras a obtener finalmente una verdadera representación federal de los candidatos electos y que reflejen las reales voluntades jurisdiccionales. La idea final es que las voluntades jurisdiccionales no puedan ser suplidas con las voluntades de aquellas jurisdicciones más densamente pobladas.

Consideremos que las grandes concentraciones poblacionales se dan en las jurisdicciones más productivas y que suelen coincidir con centros urbanos, bancarios y empresariales. Por el contrario, las jurisdicciones menos pobladas corresponden a zonas periféricas y rurales. Es justo pensar, que aún en la disparidad existente entre los mismos centros comerciales (no es lo mismo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que San Fernando del Valle de Catamarca), las necesidades y aspiraciones de las grandes urbes suelen diferir de aquellas existentes en las zonas más alejadas de ellas.

Prosiguiendo con el análisis de los resultados en la provincia de Buenos Aires, y como dato anexo, los 22 municipios que el FPV perdió en estas últimas elecciones, y donde el frente Cambiemos obtuvo un nuevo apoyo territorial, son los siguientes

25-Oct Balotaje
Municipios Intendente
Partido Ganador
Presidente

1ª vuelta

Cantidad de
Votos
Partido
Ganador
Cantidad de Votos
Berisso Cambiemos FPV 20.525 Cambiemos 30.688
Carmen de Areco Nueva Alternativa C. FPV 4.264 Cambiemos 5.311
Chivilcoy UNA FPV 17.722 Cambiemos 23.359
General Pinto FPV FPV 2.786 Cambiemos 4.304
General San Martín FPV FPV 85.009 Cambiemos 127.174
Gonzales Chaves FPV FPV 3.507 Cambiemos 4.136
Juárez FPV FPV 4.931 Cambiemos 7.018
Las Heras UNA FPV 3.522 Cambiemos 5.406
Leandro N. Alem FPV FPV 4.314 Cambiemos 6.309
Mar Chiquita Cambiemos FPV 6.746 Cambiemos 9.599
Monte Hermoso FPV FPV 2.324 Cambiemos 5.632
Navarro FPV FPV 4.508 Cambiemos 6.479
Patagones Cambiemos FPV 6.946 Cambiemos 9.900
Pehuajó FPV FPV 9.422 Cambiemos 14.079
Pila FPV FPV 956 Cambiemos 1.395
Ramallo FPV FPV 7.948 Cambiemos 11.162
San Fernando UNA FPV 33.920 Cambiemos 53.610
San Nicolás FPV FPV 34.645 Cambiemos 49.295
Tapalqué FPV FPV 2.555 Cambiemos 3.703
Tigre UNA FPV 85.485 Cambiemos 115.993
Tordillo FPV FPV 559 Cambiemos 884
Villa Gesell FPV FPV 7.327 Cambiemos 10.496

Es de especial mención que el frente Cambiemos obtuvo la victora en las únicas dos jurisdicciones donde había triunfado el candidato presidencial de UNA (Alianza Unidos por una Nueva Alternativa), esto es, los municipios de San Fernando y Tigre.

Cabrá preguntarse si políticamente esta última variación tendrá relación alguna con la consagración de la nueva Gobernadora María Eugenia Vidal el pasado 25/10, quien recordemos obtuvo la victoria con el apoyo de 114 municipios del total de 135 de la provincia, pero ese será materia de algún otro análisis que claramente excede el presente.

Finalmente, es preciso recalcar que la unidad jurisdiccional fundamental es el municipio y no la provincia, ya que esta última es una concepción de límites políticos por contraposición a los municipios cuya concepción es de tipo poblacional. Es decir, la provincia es la suma de sus municipios, mientras que los municipios son la suma de las personas circunscriptas en un territorio. Debe recordarse, como ya se ha expresado en los artículos citados, que la unidad fundacional de la república son los cabildos, luego devenidos en municipios.

El resto del país

La tendencia en cuanto a votos en blanco, ausencias y votos nulos, se replicó también a nivel nacional.

En cuanto a las ausencias, se observa que para las elecciones presidenciales del 25/10 se ausentaron a sufragar 6.989.349 personas, mientras que en el balotaje ese número decreció a 6.326.124 (un 10% de mejora en el presentismo)

Respecto de los votos en blanco, los mismos pasaron de 664.739 a solo 305.229 votos, mostrando que decreció en un 54% la cantidad de votos en blanco.

Por su parte, los votos nulos ascendieron de 199.446 a 331.589, lo que significó un 66% más de votos nulos.

En cuanto a los votos positivos por un candidato o por el otro, solo el candidato por el FPV perdió votos respecto de los resultados del 25/10 en una sola provincia, que es la de Formosa, donde obtuvo un 5% menos de votos que en las elecciones presidenciales. En las restantes provincias, ambos candidatos incrementaron su base electoral.

La tendencia advertida es que en aquellas provincias donde cada candidato no resultó vencedor en las elecciones presidenciales, el incremento en la cantidad de votantes fue superior a la del candidato que había obtenido la victoria en los pasados comicios.

A efectos de ilustrarlo, cabe mencionar el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (en cuya jurisdicción ganó el frente Cambiemos en las pasadas elecciones), el candidato del FPV obtuvo un 43,16% más de votos que los que obtuvo en las presidenciales, mientras que el frente Cambiemos obtuvo tan solo un 25,34% más de votos que los obtenidos en la primera vuelta. En el caso contrario, en la provincia de Buenos Aires donde el candidato del FPV obtuvo la victoria, este incrementó sus votantes en un 35,66% mientras que el frente Cambiemos los incrementó en un 47,58%.

Ello claramente muestra los esfuerzos de campaña que fueron centralizados por las fuerzas políticas principalmente en aquellas jurisdicciones donde buscaron mejorar su performance.

No obstante ello, los resultados a nivel provincial se mantuvieron prácticamente sin modificaciones, salvo los casos de las provincias de Jujuy, La Pampa y La Rioja donde había resultado vencedor el candidato del FPV en las presidenciales y ahora, en esta segunda vuelta, eligieron al candidato del frente Cambiemos.

Especialmente es de destacar el caso de Jujuy, donde el frente Cambiemos triplicó sus votos (pasó de 69.882 a 209.342) siendo la más destacada de las mejoras de performance obtenidas por el candidato Mauricio Macri, todavía por encima de los casos de Chubut, Formosa, Salta y San Luis donde la performance del frente Cambiemos logró superar la duplicación de votos en esas provincias, aunque estos casos con ello no fue suficiente para revertir los resultados de las presidenciales.[3]

En esto último es donde puede advertirse la relevancia de la campaña territorial para lograr el apoyo de las voluntades de los sufragistas, y cómo valora el electorado la acción territorial. Recordemos que fue precisamente Jujuy, en la famosa Quebrada de Humahuaca, el escenario del cierre de campaña del presidente electo Mauricio Macri.

Los datos duros

Al igual que hice en los trabajos anteriores, considerar el universo de las elecciones de los electores habilitados en los comicios y no únicamente computar las voluntades de los sufragistas que se manifestaron positivamente por un candidato u otro, nos aleja del resultado comunicado del 51,40% a favor de Mauricio Macri contra el 48,60% a favor de Daniel Scioli.

Los resultados, entonces, son los siguientes:

Cantidad de votos

Porcentual
Frente Cambiemos 12.903.301 40,24%
Frente para la Victoria 12.198.441 38,04%
Votos en blanco 305.229 0,95%
Votos nulos 331.589 1,03%
Ausentes 6.326.124 19,73%
Total de electores hábiles 32.064.684 100%

 

Como vemos, nuevamente y como en los artículos anteriores, son claros protagonistas las ausencias, los votos en blanco y los nulos, que en su conjunto representan un 21,71% del electorado.

Cabe mencionar, respecto del incremento del electorado hábil y sus ausencias, que con relación al año 2011 se han incorporado 3.148.501 votantes, de los cuales se estiman en unos 600.000 los que se encuentren entre los menores de entre 16 y 18 años para quienes, si bien el voto es obligatorio al igual que para el resto de la población, en forma similar a lo que pasa con los mayores de 70 años no hay penas previstas por su inasistencia.

Un palo más: la verdad desnuda

2011 fue el mejor año electoral para el Frente para la Victoria, el que se recuerda por aquella famosa victoria del 54% de los votos. Nuevamente, debemos recordar que ese porcentual fue calculado solo sobre la totalidad de votos positivos por una u otra fuerza política, sin detenerse en los demás componentes. Así, los resultados de las elecciones 2011 fueron los siguientes:

Cantidad de votos Porcentual
Frente para la Victoria 11.865.055 41,03%
Frente Amplio 3.684.970 12,74%
Alianza Unión para el Desarrollo Social 2.443.016 8,45%
Alianza Compromiso Federal 1.745.354 6,04%
Alianza Frente Popular 1.285.830 4,45%
Alianza Frente de Izquierda y de los Trabajadores 503.372 1,74%
Coalición Cívica ARI 399.685 1,38%
Votos en blanco 803.362 2,78%
Votos nulos 225.741 0,78%
Ausentes 5.959.798 20,61%
Total de electores hábiles 28.916.183 100%

En aquellas elecciones se observó una mayor cantidad de votos en blanco, que representaron un 2,78% del electorado, respecto de los votos en blanco de este año. En cambio, los votos nulos fueron inferiores, tanto en términos absolutos cuanto en términos porcentuales respecto del padrón electoral. Sí es de destacar las ausencias, que en 2011 se aproximaron bastante en términos absolutos a los resultados de este año, pero superior en términos porcentuales. En total, los votos entre blancos y nulos sumados a las ausencias en las elecciones de 2011, conglobaron al 24,71% del electorado que se manifestó en contra de las propuestas de gobierno de las diversas fuerzas políticas.

Finalmente, queda por remarcar que el candidato presidencial del frente Cambiemos obtuvo 1.038.246 votos más que la candidata presidencial por el Frente para la Victoria en 2011, números tomados en términos absolutos, aunque en términos relativos Cambiemos obtuvo tan solo un 0,79% menos porcentaje del electorado a su favor, considerando la masa de votantes.

No obstante, un millón de votos más, sigue siendo un palo más.

Por Juan Ezequiel Lozano

Buenos Aires, 25 de noviembre de 2015.

[1] 5.980.060 votos que totalizan los sufragistas que no optaron por ninguna de las dos fórmulas en las elecciones presidenciales.

[2] Artículos “Pasaron las PASO, ¿victoria a los vencidos?” que puede ser consultado en http://comunidadypolitica.com/pasaron-las-paso-victoria-a-los-vencidos/ y “Juego de Enroque y Civilismo” que puede leerse en http://comunidadypolitica.com/juego-de-enroque-y-civilismo/

[3] Chubut, Formosa y Salta mantuvieron al candidato del FPV como vencedor, mientras que San Luis mantuvo al candidato del frente Cambiemos como vencedor.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Juan E. Lozano

Juan E. Lozano

Abogado Secretario de la Asociación Argentina de Administración Pública
Juan E. Lozano

Latest posts by Juan E. Lozano (see all)

COMENTARIO CERRADO.