DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Summer Trump

eduardo abrevaya

 

 

 

Como en la memorable película de Robert Mulligan, Summer of 42 (cada vez que la veo descubro algo nuevo). El mundo ha perdido la inocencia. De la mano de Donald Trump la ha perdido. Aleluya! Celebremos! porque ya nada será igual. Se los aseguro. La pérdida de la inocencia vino para quedarse. Definitivamente. Para quedarse. Por muchos años. Y hay que festejar. Ya no importa Trump. Eso es lo bueno. Eso es lo realmente importante. Le hicieron de todo durante el último año, para voltearlo, of course. No pudieron. No le encontraron nada. Nada. Nada de nada. Y lo tenía todo en contra. Solo encontraron algunas estúpidas conversaciones que comparadas con las cosas que decía públicamente en sus actos de campaña eran la nada misma. Eran estupideces que presentaban como importantes. La gente se dio cuenta, se daba cuenta de la mentira. Los mass media, esta vez no pudieron. Más le hacían, más ganas había de votarlo. Y eso es bueno. It’s good. Porque hay esperanza para la libertad de la gente. Esa que está tan comprometida en el mundo. Hoy siguen. No se han detenido. Tienen miedo. Pánico. Tenía todo el aparato mediático mundial en contra. Y cuando digo todo, es todo, desde el extremo norte hasta el extremo sur del planeta tierra, dentro y fuera de los EE.UU. Lo denostaron hasta el hartazgo. El Papá incluido, o mejor dicho Bergoglio, porque claro es un bocotas, y que no se ofenda nadie, porque si nada en la piscina de la política algún hongo se va a agarrar ¿o no? que se la aguante/n. Que dicho sea de paso se vuelve a equivocar, y van…O acaso a él ¿no le preocupaba el 30% de pobres que medía la UCA en pleno gobierno de su protegida? cuiden a Cristina decía, ¿no le dolía lo que le hacía el gobierno k a los pobres? ¿No le dolía ver funcionarios cada vez más ricos en un país destruido? Vuelvo. Pero no pudieron (los mass), ¿sabe por qué?, porque Trump es frontal, tan frontal que un dialogo con un conocido, sacado en forma ilegal no era nada de nada. Lo que decía y dice (ahora se empezará a moderar supongo) en el ‘front end’ superaba todo lo que se le pudiera encontrar en el ‘back end’, y encima estupideces de ‘back end’, basta, no me jodan. Sobre lo que él decía no podían agregar nada. Punto. Dot. Porque si alguien dice: basta de inmigrantes mexicanos ilegales, es eso basta de inmigrantes mexicanos ilegales o argentinos o salvadoreños o de donde corno sean, ilegales. Y si una empresa exporta puestos de trabajo a la China, que se la banque con las nuevas reglas de juego. Que se la banque. Ley y orden. Que miedo que le tienen todos. Y ¿por casa?. Acá le tenemos pánico. Fíjense que Trump ganó la elección justamente con el voto de los latinos legales. Trump habló a calzón quitao. Y al mundo le gustó. Y como. Y esa franqueza votó el pueblo norteamericano, los blancos, los rubios, los pelirrojos, y también por supuesto los latinos que residen legalmente. Estúpidos y poderosos mass media, subestimaron al ‘inculto’ y ‘bruto’ Trump. Armaron una campaña de la ostia y la recibieron estando en pecado. Ley y orden. Los demagogos del mundo le hicieron olvidar a la gente esas dos hermosas palabras. La convencieron que la ley es optativa y que es malo vivir ordenadamente. Sin ley y sin orden se roba mejor, como con la izquierda. A río revuelto. Y así está el mundo. Volando en pedazos cada tanto. El precio de vivir en sociedad es el precio que hay que pagar por vivir dentro de la ley y del orden que ella predica. Hablo de las buenas leyes, claro. No las aberrantes que votan nuestros ‘representantes’. Nosotros (los argentinos) como no podía ser de otra manera, con nuestra claudicante canciller a la cabeza -que vive de fracaso en fracaso- teníamos dos opciones, elegimos como siempre la incorrecta. La fiebre especulativa, nuestra corta mirada, no se dio cuenta que si Occidente sigue a la deriva, nuestro país (furgón de cola desenganchado del tren del progreso), atrasado, inculto, embrutecido por toneladas de corrupción, llevado al analfabetismo ex profeso, con políticos que no resisten ya una sencilla inspección de Victoriano Barragán (funcionario público), se irá a los caños para siempre. África está cada vez más cerca, ya no nos separa un océano. Cada año que pasa tenemos más cosas en común con los países del África. Necesitamos urgente un Trump que nos haga perder la inocencia. Alguien que hable claro. A calzón quitao. Todos los eufemismos inventados por la colectivismo, populismo, marxismo, son eso, palabras que describen algo que no existe. Para poder ayudar a alguien que tiene una discapacidad, hay que reconocerla primero, no enmascararla. Cuando Macri habla estupideces, tenemos que decirle, Mr. President no me hable estupideces. Viene del norte un viento fresco, yo quiero ese viento en el rostro, quiero que me diga la verdad, ya me mintieron demasiado y me robaron más. No siga Ud. con lo mismo. El mundo acaba de ver Summer Trump. El mundo ya ha perdido la inocencia.

Por Eduardo Abrevaya

Noviembre 11 de 2016

image_pdf
The following two tabs change content below.
Eduardo Abrevaya

Eduardo Abrevaya

Abogado, Computador Científico. Especialista en Derecho de la alta tecnología. Docente Universidad Siglo XXI
Eduardo Abrevaya

Latest posts by Eduardo Abrevaya (see all)