DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 8 – Efectos del #18F en el escenario electoral

german gegenschatz

 

 

“Ahora buena parte del electorado busca algo más que un gobierno mejor y que solucione problemas, quiere encontrar quien le garantice que el sistema democrático y republicano reiniciado en 1983 permanezca y se fortalezca.”

 

La contundencia del 18F, puede inducir al error político de pensar que se ganarán las elecciones haciendo una campaña anti-K, martillando sobre causas judiciales, hundiendo el dedo en la llaga de la corrupción, las mafias o las muertes de este gobierno.

El #18F demostró que muchas personas, entre ellas votantes del gobierno, se dieron cuenta de algunas cosas, por ejemplo:

  • que el gobierno quiere manejar la justicia y la prensa para garantizar la impunidad de sus funcionarios, para seguir en libertad y gozando del dinero robado.
  • que el estado de derecho, la división de poderes, la alternancia en el poder y en definitiva una democracia plena, son una amenaza para esa ansiada impunidad.
  • que la justicia siempre fue servil al poderoso, pero en la muerte de Nisman vieron un aviso, una amenaza a la vida de jueces y fiscales díscolos o veletas, y por tanto se decidieron a frenar el avance del gobierno sobre el poder judicial. Esta última decisión es la que la ciudadanía apoyó, y lo hizo en defensa propia. Es que la experiencia histórica nos enseñó que si la justicia es dominada por un gobierno, cualquiera sea, entonces volveremos a una dictadura pura y dura.
  • que hay poca a nula buena fe en muchos de los apoyos y explicaciones que vienen de los amigos, de comunicadores del gobierno y del funcionariado de primera línea.

Observemos además, que diez mil asistentes a la marcha pasan como un homenaje a Nisman, pero más de 250.000 personas marchando tres horas bajo una lluvia intensa significa otra cosa, ahí una parte de la justicia aliada del poder y una sociedad permisiva lavaron sus culpas. Esta suerte de perdón social se da condicionado al cumplimiento de un mandato político específico y directo: juzgar al poder y dejar, definitivamente, de transar y lucrar con la protección judicial de funcionarios.

Hubo también un mensaje a la política, que estuvo presente en la persona de los principales candidatos. A ellos se les hizo ver que se quiere vivir en paz, en un estado de derecho, con vigencia plena de la constitución, las leyes y sin privilegios. Cada candidato presente o ausente, pudo escuchar en el aire: basta de agresiones, de mentiras y de cinismo.

Si todo esto fuese cierto, entonces el #18F movió el anclaje de la campaña electoral. A la solución de problemas contingentes le sumó la demanda de defensa del sistema democrático.

Ahora buena parte del electorado busca algo más que un gobierno de mejor gestión y que solucione problemas, quiere encontrar quien le garantice que el sistema democrático y republicano reiniciado en 1983 permanezca y se fortalezca.

En este escenario el gobierno necesita distraer opositores en una lucha en el barro de la descalificación personal, la denuncia y la muerte, no le queda otra opción. Es lo que se quiere lograr con el regreso al ejecutivo del irritante A. Fernández. El gobierno esta prácticamente fuera de la campaña electoral, está enfocado en tribunales, discutiendo su pasado, y en el legislativo tratando de legislar su impunidad, entonces quien sea oficialista o a aún sin serlo, si se deja arrastrar a ese bardo, se aleja del eje planteado por la sociedad y la elección.

En una oportunidad dijimos que “las estrategias electorales estaban definidas y las sorpresas estaban pendientes”. La sorpresa fue como pegó la muerte de Nisman en nuestra sociedad. Este hecho hizo visible, para el gran público, que la continuidad de la élite gobernante es una amenaza a la plena vigencia de nuestro sistema constitucional. Fue la gota que llenó el vaso tras las miles de vidas perdidas por la inseguridad, por el hambre y por la corrupción como la tragedia de Once o las inundaciones de La Plata.

A partir de ahora quienes pretendan ganar las elecciones deberán, como en 1983, ser defensores y garantes creíbles de nuestro sistema constitucional, del estado de derecho y, además, explicar claramente cómo van a solucionar la inseguridad, la inflación, la educación y tantos otros problemas que nos aquejan día a día.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 20 de febrero de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.