DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 52 – Renovar las esperanzas

german gegenschatz

 

 

“Gobernabilidad es habilidad para gobernar, y eso es poder gobernar honestamente y con buena fe, es dejar al que sigue el camino allanado en vez de minado, para que el que sufre deje de hacerlo..”

 

 

Los que auguraron desastres y saqueos para navidad, en buena hora, se equivocaron. Sin embargo las causas son toda una paradoja.

Como ignorar el cinismo de mostrar como un triunfo que no hubo saqueos. El “no saqueo navideño” no fue la consecuencia de que el gobierno solucionó problemas. En realidad fue la resultante de medidas adoptadas en defensa propia, por el miedo a que el descontrol social se termine llevando puesto el gobierno o sus chances electorales, y por la debilidad de no poder imponer la irracionalidad económica de ciertas negativas que afectan la capacidad de compra de la población.

El miedo llevó al gobierno a vigilar como nunca antes los espacios críticos de accionar de agitadores, propios y ajenos. La debilidad lo hizo ceder frente a los justos reclamos de aflojar el impuesto a las ganancias, del pago de bonos de fin de año a los trabajadores sindicalizados, y contener en una paritaria anticipada a los docentes y varios gremios estatales.

En buena hora se mojó la mecha de los saqueos, pero lamentablemente las soluciones no llegan y las causas de la tensión social subyacente permanecen y se profundizan.

Para una navidad en paz hubo, simultáneamente, una emisión fabulosa de dinero. Según el BCRA durante diciembre y solo hasta el 19/12, se emitió un total de $ 46.400 millones que o se paga como impuesto inflacionario en breve o se difiere como endeudamiento. Se patea lo más adelante posible a todos los problemas.

Es sabido que en periodos electorales el gasto público siempre aumenta. El punto respecto de la campaña del 2015 es que no hay crédito externo, ni margen para una mayor carga impositiva. Entonces, probablemente, ese mayor gasto se financie con emisión monetaria y el tema es, cuando impactará esa emisión en los precios o mejor dicho, cuanto se podrá patear para adelante la suba generalizada de precios.

El gobierno no supo generar una economía sustentable ni paz social durable en la abundancia, con un contexto de autoabastecimiento energético, tipo de cambio competitivo y soja alta.

Parece improbable, entonces, que solucione algo en un escenario de adversidad recargada. Hoy, a los problemas autogenerados durante la abundancia (inflación, caída de reservas, default selectivo y déficit energético), se suman las dificultades externas de una caída de recaudación por bajos precios de la soja y el menos amigable contexto global fruto de, entre otros factores, un final acelerado de la política monetaria expansiva en EEUU y la baja del crecimiento Chino.

La gobernabilidad no se reduce a aguantar hasta el final de un periodo, o a evitar la masacre por un pan dulce, o al ardid de pasar la factura para que le explote al que sigue. Tras más de 30 años de democracia sabemos que el que sigue no es solamente el gobernante que viene, el que sigue es fundamentalmente el que sufre, es nuestro prójimo, es aquel a quien el que hoy se está yendo del gobierno le va a pedir nuevamente el voto para volver al poder.

Gobernabilidad es habilidad para gobernar, y eso es poder gobernar honestamente y con buena fe, es dejar al que sigue el camino allanado en vez de minado, para que el que sufre deje de hacerlo, proveyendo soluciones concretas y sustentables en el tiempo, evitando generar a sabiendas euforias pasajeras que nos arrojan hacia la reiteración de las crisis del pasado.

Están dadas las condiciones para que Argentina reciba el empuje fenomenal que provoca en la sociedad renovar las esperanzas. Es necesario que cada uno abrace la decisión de protagonizar un cambio en paz, que aporte inteligencia, honestidad, trabajo y ese amor al prójimo que permite hacer de una comunidad una gran Nación.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 26 de diciembre de 2014

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.