DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 51 – Cuba tiene una oportunidad

 

german gegenschatz

 

 

“Hoy son tan intolerables las consecuencias económicas del aislamiento como exigente el camino a una integración razonable.”

 

 

El levantamiento del embargo económico y el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba son en si mismo algo positivo, el tema es que beneficios concretos pueden llegar a los cubanos que viven en su país.

Las sanciones económicas a Cuba tuvieron varias etapas, pero lo que interesa destacar es que los fines que se tuvieron en miras para imponerlas no se lograron. EEUU no pudo torcer el régimen castrista, pero Castro tampoco realizó sus objetivos revolucionarios, por esto quien pudo escaparse de la dictadura castrista lo hizo y hoy disfruta, indiscutiblemente, de una vida mejor bajo reglas de convivencia opuestas a las imperantes en la isla.

Me parece aventurado pensar que el ciudadano Cubano súbitamente va a mejorar su nivel de vida, o que va a recuperar sus libertades cívicas, o que va a poder desarrollar el comercio y tener propiedad privada, tal y como la disfrutan sus compatriotas que lograron huir a EEUU y a otros países del mundo.

Algunas medidas podrán tener efecto inmediato, por lo menos los cubanos podrán recibir más dólares de amigos y parientes que viven en el exterior, y también a sus familiares, trabajadores humanitarios, profesionales de las telecomunicaciones y equipos electrónicos, y a “personas que apoyan al pueblo cubano”, ya esta sola dimensión humana vale para ver positivamente los cambios recientes.

Hay otras motivaciones políticas y económicas menos “humanitarias”.

Es prudente pensar que los Castro pretenden seguir siendo los amos absolutos de Cuba, pero con una economía que les genere recursos para dar sustentabilidad y cierta autonomía a su dictadura, necesidades originadas por la ineficiencia de su sistema económico y por la caída del precio del petróleo que pulveriza a su mecenas de turno, Venezuela. Por el otro lado, EEUU esta en parte urgido por la necesidad de hacer algo para relanzar sus relaciones con América Latina, frente al avance de China en la región que amenaza su liderazgo.

Esas carambolas de la historia hicieron que, después de más de 53 años, fuese un presidente demócrata como Obama quien desanda el camino iniciado por otro demócrata, Kennedy.

Muchos verán como un triunfo de Castro el levantamiento del embargo, sin necesidad de hacer concesiones en materia de Derechos Humanos o de vigencia de una democracia real. Pero acaso no hay sobrados ejemplos de tolerancia, con fluidos intercambios económicos, con otros regímenes que también tienen prácticas de política interna reñidas con los DDHH.

Los tiempos actuales invitan a ensayar otra mirada, quizás ya no sea quien dispara primero sino quien se integra mejor con sus intereses a buen resguardo.

En la guerra fría influyó la posibilidad del retorno a un conflicto bélico global entre sistemas político-económicos diferentes, hubo entonces cierta ideologización en las decisiones políticas y económicas, se restringieron beneficios económicos a quienes no cumplían con ciertas exigencias frente a terceros países e ideologías.

En los días que corren la dificultad es más como resolver la interdependencia, como integrarse virtuosamente en un contexto signado por formas de producción, de inversión y tecnologías que exceden fronteras nacionales y escapan bastante a las políticas estatales; y con una profundidad del sistema financiero internacional que torna ineludible el contagio global de las crisis.

Hoy son tan intolerables las consecuencias económicas del aislamiento como exigente el camino a una integración razonable. Cuba y EEUU dejaron atrás una medida anacrónica y pueden empezar a transitar ese camino. Castro se queda sin excusas para explicar sus desgracias pero Cuba, indudablemente, tiene abierta la posibilidad de mejorar a partir de esta ventana de encuentro que se abre.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aries, 19 de diciembre de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.