DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 47 – Ser y hacer mejor

german gegenschatz

 

 

 

 

La convocatoria al cambio fue común para todos los candidatos a presidente, pero la encarnada por Macri resultó la más creíble, y se impuso a un Scioli que no pudo ocultar que la continuidad estaba tras su candidatura: Zannini, Vanoli, Máximo, Gils Carbó eran elocuentes, y tampoco pudo convencer que como presidente los conduciría por un sendero diferente al deseado por Cristina, desde alguna poltrona de Calafate.

Cada ciudadano ya dio un paso adelante, dijo no a una transformación política que avanzó en sentido contrario al iniciado en 1983, a un estilo político que condenaba la diferencia, a una gestión pública ineficiente al punto de exterminar toda forma de medición, a una voracidad por lo ajeno que necesitaba copar el poder judicial, cooptar las auditorías y reelegirse una y mil veces, a un concepto económico que fracasó para crear riqueza y se excedió a la hora de fijar impuestos, al extremo que ni los trabajadores se salvaron, en definitiva. Un “combo” que ni la cooptación de medios, periodistas, intelectuales y artistas fue suficiente para montar otra cosa que un espectáculo de triunfos imaginarios cuando no, efímeros.

La transición de poder de Cristina a Mauricio requiere un piso de credibilidad y buena disposición que esta ausente desde hace muchísimo tiempo, es ilusión pedir otra cosa cuando vivimos una exhibición de mezquindad.

Los nombres que van poblando los cargos del ejecutivo entrante muestran un criterio de elección bien distinto a lo que vimos hasta el momento. Mientras tanto quienes se retiran oscilan entre un forzado compromiso democrático y una velada amenaza, aprovechando cada micrófono que se les acerca para difundir sospechas, sembrar desconfianza y condicionar apoyos.

Los defectos del gobierno saliente fueron claves para su fracaso. Macri tiene la oportunidad de construir a partir del default político, social y económico que recibe, tiene la vara realmente baja en términos de comparativos, pero eso no debe invitar al descuido sino todo lo contrario, cada espacio de poder es una caja de sorpresas con acertijos que desafían nuestra experiencia histórica. Es imprescindible que el nuevo gobierno logre un ser mejor y un hacer mejor, esa es la clave de la gobernabilidad, el respaldo de los resultados y el prestigio de los protagonistas.

Hace mucho tiempo que percibo una mutación cultural y política fundamental en los sectores medios que son, en definitiva, los que motorizan los cambios. Lo podemos resumir en el deseo someter el poder político a la ley y de allí para abajo todos, y en poner fin al espíritu de revancha que retroalimenta la estrategia de división para la construcción política, parece ser que empezamos a comprender que la diferencia de opiniones es beneficiosa, que el aporte del diferente enriquece.

Entonces, Argentina votó con valentía ingresar como comunidad social, política y económica en el Siglo XXI, los defectos del gobierno que sale y la prédica de Roma fueron determinantes, ahora depende de cada uno que esta elección sea una oportunidad ganada, porque cada uno de nosotros también debe poner su mejor esfuerzo para ser y hacer mejor, así lo deseo, así lo espero.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 25 de noviembre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.