DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 45 – FPV: dos semanas sin rumbo

german gegenschatz

 

 

 

 

 

A partir de la 1º vuelta electoral, el FPV se partió en dos, fruto de la divergencia de intereses y de una ausencia de liderazgo que ponga sentido y contenido a la campaña. Sin la Provincia de Buenos Aires, el sector que conduce CFK, principalmente la Cámpora, perdió todo incentivo de promover a Scioli, y frente a la escasez de cargos salieron buscarlos. Así las listas interminables para el poder judicial, tanto en PBA como a nivel Nacional, el lamentable nombramiento de Julián Álvarez y Juan Forlón y tantos otros de menor resonancia mediática, pero que muestran la misma dinámica.

Hay bajos incentivos para jugarse todo por Scioli, fundamentalmente por parte de gobernadores e intendentes peronistas. A poco de observar, vemos que la herencia política en los territorios es que los ejecutivos provinciales y municipales están condicionados por el Ejecutivo Nacional, y por lo tanto necesitan renegociar deudas y garantizarse la obra pública en sus territorios. Estas necesidades de gestión las pueden negociar mejor ahora, a cambio de apoyo para Macri, o bajo compromiso con la campaña del FPV en los restantes 18 días que faltan hasta el 22/11. Ya tomaron estado público los contactos de por lo menos seis gobernadores peronistas con Cambiemos, Macri pudo caminar Chaco, Formosa, Salta y cuánto lugar visitó, con la vigilancia de las Policías Provinciales.

Otro cuadro similar, acaso más acuciante, es el de los intendentes de la PBA. Aquí ya tienen un ejecutivo de Cambiemos. Esta circunstancia baja el incentivo para militar el FPV, poniendo recursos y esfuerzo, las obras en su municipio difícilmente las puedan obtener directo de la Nación, ni aún con ejecutivo de Macri. Solo Scioli permitió que lo pasen por sobre su autoridad de gobernador siempre. Pero aquí hay que tomar la dimensión del tema, son 65 sobre 133 los municipios en manos de Cambiemos, y esto sin contar el peso del Frente Renovador que está bien lejos de hacer campaña para Scioli.

El sindicalismo peronista y no oficialista, fundamentalmente los sectores de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, ya están conversando los temas sectoriales con un escenario “Macri Presidente”.

Toda esta disputa interna, cruzada con urgencias de la gestión que obligan a conversar con Cambiemos, le quita vigor a Scioli, lo debilita, y entonces es más simple mantenerlo apoyando a CFK y su obra de gobierno, aspectos fuertemente criticados por aquellos a quienes Scioli debe, justamente, seducir. Aquello mismo que lo debilita, también agrava la situación de subordinación de Scioli a CFK.

El nuevo Scioli, el qui hizo propia la campaña “del miedo”, pasó de hablar de sus propuestas y logros del gobierno, a pintar un cuadro lo más patético posible de un eventual gobierno de Macri. En este juego la imagen de candidato moderado y amable de la campaña anterior al 25/10, giró a una postura muy parecida al estilo político del Krichnerismo. Podemos decir que está menos Scioli que nunca. Este giro terminó ubicando a Macri en el centro del escenario y como el moderado de la película. Esta estrategia ignora que en esta instancia Scioli necesita el voto a quienes se lo negaron dos veces, en las PASO y en la 1º vuelta. Esos votos fueron seducidos por un liderazgo propositivo como el de Massa. Siendo así las cosas, parece poco atractivo para un electorado que ya tiene un juicio poco favorable a Scioli, se le diga que la otra opción- Cambiemos- es peor, hay poco capital de credibilidad para tener éxito por este camino.

En definitiva Scioli es el candidato de un frente sin rumbo claro. Una parte mira a CFK y se sumerge en una despedida signada por el autoelogio y la búsqueda de cargos. La otra parte son quienes tienen responsabilidades ejecutivas, aceleran compromisos con Cambiemos, antes de ver su poder de negociación erosionado por los votos de un Macri que recibió un gran impulso el 25/10.

Quedan sólo 13 días de campaña electoral y un debate televisivo para definir el nuevo Presidente de la Nación. Si las cosas siguen como están, y en el debate televisivo vemos un Scioli Kirchnerizado, las posibilidades del FPV de alzarse con una victoria bajan considerablemente.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 6 de noviembre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.