DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 44 – Decidir sin miedo

german gegenschatz

 

 

 

 

La campaña desnuda las debilidades de cada finalista. El F.P.V. tiene todo para ganar, pero hace una campaña contradictoria de doble comando, Scioli y parte del peronismo por un lado y el Kirchnerismo y la Cámpora por el otro, dejando expuesta la crisis que habitará su gobierno, si gana. Macri también tiene todo para ganar, necesita no equivocarse y alejar los fantasmas que despiertan buena parte de sus aliados.

El F.P.V. está sembrando muchas dudas en materia de gobernabilidad, algo raro cuando aparentemente será el peronismo, como fuerza política de ese espacio, quien conducirá con Scioli. ¿De dónde vienen estas dudas? pues de la dinámica autodestructiva de un F.P.V. sin liderazgo claro por ahora, o peor, con una disputa que no se termina de resolver a favor de ninguno y por lo tanto, y que así hace prever que se va a extender la disputa durante un eventual gobierno.

Un F.P.V. en el gobierno hoy proyecta la imagen de un comienzo de gestión signado por luchas de protagonismos y de rumbo. Es la misma lucha que vemos ahora, pero multiplicada por cada medida que Scioli quiera tomar, por cada nombramiento, por cada paso y por cada escritorio del estado que quiera ocupar. Una guerra interna en el gobierno de un país que toca fondo en sus finanzas, que carece de crédito externo, que está amenazado por el narcotráfico y que protagoniza el ranking global en materia de inflación. Hasta que no se defina esta pelea, no sabremos, en definitiva, que rumbo tomará un eventual gobierno de Scioli, más allá de lo que prometa al votante. Además, con menos bancas, gobernaciones e intendencias, hay muchísimo menos para repartir, lo cual agudiza la pelea por lo que queda. Puede discutirse que tanto tardará Scioli en dominar la situación, e incluso si esto sucederá o no, pero lo que sí debemos decir es que el F.P.V., si gana, empezará dividido y con una batalla interna para dar.

Es obvio y previsible que se dude de la capacidad de CAMBIEMOS para gobernar la nación. Hasta ahora el precedente de un gobierno controlado y sin sobresaltos en C.A.B.A., más los resultados electorales recientes, son los dos elementos que más aportaron en este sentido. Falta el aporte que viene de plantear con claridad una batería de propuestas en los temas centrales, y transmitir confianza con los futuros ministros. Ya sabemos que estos elementos fueron valorados en la campaña, como lo demostró Massa, que siendo fuerte en estos dos puntos pudo evitar la polarización y mantenerse, aún hoy, en la conversación. CAMBIEMOS también se enfrenta al dilema no menor de elegir el contradictor, que hacer, se enreda en dar respuesta a la campaña del miedo desatada por el Kirchnerismo o se dedica a difundir su agenda y, eventualmente, debatir las propuestas que haga Scioli.

Haciendo un balance de la situación está claro que como fuerza política, la que asume los mayores riesgos hacia el futuro es el F.P.V., y quizás lo más complicado de ese futuro sea precisamente que puede ganar, y por primera vez heredarse a sí mismo, tras un gobierno que deja sectores vitales en un estado por lo menos precario, una estructura de poder territorial debilitada porque la provincia de Buenos Aires, Santa Fé, Mendoza y la C.A.B.A. están en manos de otros espacios políticos, y encima con la propia fuerza dividida y disputando cada centímetro.

CAMBIEMOS también la tiene muy difícil, hereda el mismo gobierno sin espacio ni tiempo para errores. Si gana, tendrá que administrar con la principal fuerza política del país en la vereda opuesta y dividida, algo que ya vivió Alfonsín, y exigiendo a sus equipos en una empresa mucho mayor, no es lo mismo recibir una ciudad después de Ibarra y Telerman que un país después del Kirchnerismo.

En la historia reciente en tres oportunidades las peleas internas malograron gobiernos, les quitó la fuerza para solucionar los problemas del momento en el cual les tocó ocupar el poder: los gobiernos peronistas de Héctor Cámpora e Isabel Perón, y muy recientemente el de Fernando de la Rúa.

Es muy interesante ver como esas divisiones perduran, por ejemplo entre el frente CAMBIEMOS y el F.P.V. saliente, se repartieron referentes indudables del gobierno de la Alianza, lo cual explica, en parte, las diferentes concepciones que abrigó la Alianza, y que sellaron su suerte desde la partida de Chacho Álvarez.

Con lo poco que hemos dicho, esta elección es de las más difíciles para quien más importa, cada uno de los votantes, pero tengo plena confianza, ya tuvimos una muchísimo peor, con menos experiencia como votantes y con menor conocimiento de los candidatos que se presentaban, con el agregado de la amenaza de golpe militar a la vista. Sin embargo se eligió y se pudo avanzar, sin ahorrar dificultades, pero con la unión propia de cuando tomamos conciencia de las dificultades que enfrentamos, y si pudimos hacer ese paso, es porque la sociedad dijo no al miedo y decidió su destino con determinación.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 30 de octubre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.