DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 42 – Encuestas, denuncias y propuestas

german gegenschatz

 

 

 

 

A una semana de votar podemos decir, con seguridad, que una cuarta parte de los votantes van a la urna a decidir por primera vez, o van sufragar por su segunda opción de preferencia porque su primer opción quedó fuera del ballotage. Sumados ambos conjuntos de votantes tenemos 6.796.543 votos, a repartir fundamentalmente entre Scioli, Massa y Macri dentro de un total de votos positivos probables para octubre que estarían en unos 23.574.895 votos a emitirse[1].

Mientras un poco más del 25% de los votos totales no terminan de ser seducidos, la mayoría de los observadores de nuestra política coinciden en que la campaña electoral 2015 es muy pobre, una suerte de marasmo electoral. Creo que en realidad lo que esta sucediendo es que los pronósticos no se dan, y esto demuestra que el escenario tiene una lectura deficiente de parte de quienes opinan y de quienes buscan el voto, y ahí puede estar el porqué es ese más de 50% de opinión que votó candidatos diferentes a los propuestos por el gobierno no termina de decidir por dónde canalizar su voto para que sea efectivo.

El primer pronóstico fallido fue el de aquellos que apostaron a que las PASO serían una primera vuelta, que se polarizaría la elección, que Massa desaparecía del mapa por la deserción de dirigentes y la mudanza de votantes como dinámica casi inevitable. Pues no se polarizó la provincia de Santa Fe[2], no se polarizó la C.A.B.A. y no se polarizaron las PASO nacionales. Al menos con Massa en el ring no funcionó, o quizás hay que acotar el alcance del pronóstico considerando perfil del dirigente que cambia de espacio.

Hay otros pronósticos, los intencionados. En esta elección las encuestas han dejado de ser un insumo de campaña para modelar y orientar el mensaje electoral, y pasaron a ser directamente parte de la campaña hacia el votante. Las encuestas de opinión son visiblemente, salvo excepciones, instrumentos de instalación de candidatos, antes también sucedía esto, pero sin la intensidad actual. Es cierto que por este “uso” las consultoras, casi todas, perdieron algo de credibilidad, pero lo cierto es que aún tienen influencia.

Lo mismo cabe decir de los medios de comunicación que, al menos en su variante más militante, terminan haciendo propaganda de instalación. Ahora bien, la inversión enorme en medios de comunicación no lograron hacer despegar ni al candidato opositor mejor ubicado, ni al elegido por el oficialismo. Hay pronósticos intencionados también aquí, y hay una eficacia menor a la esperada cuando se abordó una planificación de la campaña mediática.

Vemos variantes en el contenido de la campaña poco valorados, hay más propuestas que en oportunidades anteriores y parece que algo influyen en el espectro opositor al menos. Mientras el candidato más atado al pasado mezquina las definiciones concretas, los ubicados en el arco opositor adoptan una estrategia de seducir votos con propuestas, fundamentalmente Massa y en menor medida Macri, que recién ahora empieza a definir cosas. Hasta ayer nomás, definirse concretamente sobre temas políticos del momento era un sincericidio. Esto parece que comienza a cambiar[3].

La campaña tuvo sus denuncias cruzadas, y aquí los efectos tampoco fueron los pronosticados y ciertamente promovidos. Tucumán no dañó al oficialismo tanto como el tema Niembro[4] a Macri. Y en este campo está también el asunto de los debates, que es un escenario en el cual el riesgo de ser atacado de cualquier forma es una amenaza seria para el candidato. Pues la ausencia de Scioli en el debate de candidatos a Presidente, mostro un bajo impacto negativo en general y prácticamente nulo entre sus votantes actuales. Al mismo tiempo quienes participaron capitalizaron poco del evento.

Con todas las características distintivas que venimos viendo en esta campaña electoral, se puede decir que es una elección que tiene movimientos repetidos de varias experiencias precedentes, tales como el primero no debate y define lo menos posible, y elementos innovadores como el debate amplio, la mayor exhibición de propuestas, la mayor exposición de las esposas de los candidatos, y hasta la presentación de quienes serán los principales ministros. A días de la votación el final se puede decir que esta campaña electoral es un mix de encuestas, denuncias y algunas propuestas, con final abierto.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 16 de octubre de 2015.

[1] Los cálculos para llegar a estos números están en este portal: Semana 35 – Ninguno logra despegarse.

[2] En este portal: Santa Fe no se dejó polarizar.

[3] En este portal: Semana 19 – Sincericidio y propuesta.

[4] En este portal: Semana 37 – Entre Tucumán y Niembro, pasa Massa.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.