DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 41 – Siria y las necesidades de Rusia

german gegenschatz

 

 

 

 

 

Rusia puede considerase un país que ha recuperado protagonismo en la política global, más aún desde su apoyo al régimen de Bashar al-Assad, pasando de las palabras de aliento a la provisión de armas y hombres, aparentemente para la guerra contra ISIS.

Es necesario comprender razones y alcances de este súbito protagonismo, y para ello sirve evaluar si sus acciones obedecen a una estrategia geopolítica general y, naturalmente, si puede financiar sus costos a lo largo del tiempo.

Repasando las intervenciones armadas dispuestas por Vladimir Putin vemos que fueron aumentando con el tiempo, aunque parecen determinadas por los resultados más que por una estrategia planificada que se desarrolla con un objetivo claro.

Georgia en agosto de 2008 fue un éxito aplaudido por los rusos y se vio la figura de Putin detrás de Medvédev. Ese éxito, quizás, fue la gota de el ánimo político faltante y fundante de la anexión de Crimea a comienzos de 2014, que no tiene conexión con la acción anterior, salvo que fue relativamente sencillo y que fue también muy aplaudido por el pueblo ruso, con altos dividendos políticos para un Putin ya reinstalado en el poder formal.

Sin ignorar los copiosos antecedentes históricos de la adhesión de Crimea, lo cierto es que la situación internacional resultó más compleja que el caso de Giorgia en cuanto a los costos que empezó a pagar Rusia.

Durante la época soviética la fabricación de elementos bélicos se distribuían en plantas radicadas en diferentes lugares, y por tanto, luego de la implosión de la URSS en 1991, el mantenimiento y desarrollo del poder militar ruso necesita de muy buenas relaciones con los países nacidos tras la caída del muro de Berlín.

La toma de Crimea por parte de Rusia en 2014 provocó el giro político de Ucrania hacia Europa. Inmediatamente después, la ayuda de Rusia a los alentados insurgentes prorrusos, que operan en Ucrania, produjo el embargo militar de Europa y EEUU contra Rusia. Este embargo es particularmente gravoso para Rusia dado que, por lo que dijimos arriba. Ucrania es proveedora de materiales bélicos utilizados por Rusia, y todo este conflicto produjo el fin de la cooperación histórica entre Ucrania y Rusia en materia bélica, que incluía aviones, cohetes espaciales Rokot, motores para barcos de guerra y demás componentes de armas y vehículos militares. Sumemos a esto las restricciones en la materia que significa el sinnúmero de materiales provenientes de otros países de Europa. Esta situación provoca, al mismo tiempo, daños económicos a Ucrania que no puede colocar los productos de las fábricas proveedoras de Rusia en otros países.

Los rebeldes prorrusos del este de Ucrania no pudieron ser dominados militarmente por Kiev, pero al mismo tiempo los rebeldes fueron “depurados”, hoy todos están totalmente comandados por Rusia, y no cabe esperar acciones unilaterales –políticas o militares- de dichos grupos por iniciativa propia, lo cual es una ventaja a la hora de las negociaciones. Los acuerdos de Minsk son una prueba de estas realidades.

Mientras se desarrolla este cuadro de embargo de Europa y EE.UU y la merma de ingresos por gas y petróleo, Rusia amplía el apoyo político a la Siria de Bashar al-Assad , envía tropas comunes y de elite, más aviones, misiles y todo tipo de armas para la guerra contra ISIS, sin consulta alguna ni acuerdo con las fuerzas extranjeras ya presentes en el conflicto, fundamentalmente EE.UU. e Israel, y con el previsible espaldarazo de una ausente muy relevante, China. ¿Acaso Rusia golpea para negociar?.

En este punto cabe evaluar que costos esta asumiendo Rusia en su presupuesto nacional para pagar esta política exterior, en épocas en que sus ingresos por la producción de petróleo han bajado considerablemente. Para hacernos una idea de las espaldas de Rusia la podemos comparar con un vecino conocido de Argentina, mucho menos poderoso en armas, pero que si en cuanto a aspectos objetivos, me refiero a Brasil:

Item

Rusia Brasil
PBI 1.399.850 M.€ 1.765.139 M.€ (2014)
Habitantes 146 millones 202 millones
PIB p/ cápita 9.568 € 8.705 €
Deuda 249.426 M.€ 1.151.421 M.€ (2014)
Deuda p/ cápita 1.541 € 5.677 €
Economía N° 10 del mundo 7 del mundo

Como vemos Rusia puede aspirar políticamente a comportarse como cuando disputaba el liderazgo de EE.UU., aunque hoy carezca de los fondos de otras épocas para solventar una acción armada prolongada en Medio Oriente.

Podemos suponer, al menos en vía de hipótesis, que una moderación de sus acciones en Medio Oriente pueda ser la pieza que facilite solucionar la situación europea, es decir, embargo y merma de ingresos por gas y petróleo.

El cuadro de daños innecesarios y recíprocos entre Ucrania, y Europa toda, por un lado, y Rusia por otro, quizás sea la razón real del avance en Siria por parte de los Rusos. Una acción tendiente a recuperar protagonismo y respeto en una Europa liderada por Alemania y, a la vez, mejorar sus condiciones de negociación para el levantamiento de las sanciones impuestas por occidente por su política en Ucrania.

Si esto es así, entonces una supuesta estrategia geopolítica general, si la hay, o un compromiso de lucha contra el terrorismo, si lo hay, lucen eclipsados por necesidades nacionales contingentes que son consecuencias, quizás no previstas, de la adhesión de Crimea y Sebastopol, que se extendieron más allá de lo conveniente a Rusia. ¿Se podrá llegar a una composición de intereses, antes que Rusia agote sus posibilidades económicas de sostenerse en estado de conflicto armado?. Creo que el tiempo le juega en contra y la escalada del conflicto y la debilidad política de Obama a favor. Mientras tanto, Rusia viene demostrando estar decidida a doblar su apuesta, y avanza.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 9 de octubre de 2015

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.