DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 41 – El Estado Islámico

german gegenschatz

 

 

“Mirada en su conjunto la intervención de EEUU no se entiende estratégicamente, parece más bien empujada por las circunstancias de los degüellos de periodistas que por algún objetivo claro y predeterminado.”

El conflicto internacional más importante del momento es la guerra por la formación del Estado Islámico que se focaliza en lo militar en territorio Sirio e Iraquí, pero cuyas consecuencias políticas y económicas son de alcance global.

Una forma de entender el Medio Oriente es dejando de lado los paradigmas generalmente aceptados en occidente en materia institucional, política y militar. De esta forma, lejos de las interferencias de preconceptos válidos para otras partes del mundo, describo como creo que se desata y desarrolla este capítulo de la historia de guerras entre árabes.

Algo de historia.

El Estado Islámico (EI) es el primer califato desde el final de la WWI. El surgimiento del EI es un evento más de la lucha entre Sunitas y Chiítas, que vienen peleando la sucesión de Mahoma, que no dejó claro el cómo sucederlo, y es allí el origen de la división entre ambas comunidades.

Los Chiítas creen que la sucesión de Mahoma debe seguir la línea familiar porque el mismo designo a su sobrino y yerno, Alí, como lider político y espiritual. Los sunitas creen que la sucesión debe recaer en manos del califa, no necesariamente del linaje de Mahoma. Vale recordar que el primer califa después de fallecido Mahoma no fue su yerno Alí sino Abu Bakr, cercano a Mahoma pero no pariente, y el actual califa del EI se hace llamar Abu Bakr al-Baghdadi, en memoria del primer califa, ahi vemos presente la tradición histórica.

Se pude decir que la idea del califato se hunde en la historia, pero la lucha armada de hoy tiene motivos políticos y económicos bien recientes.

Por qué nace el EI entre Siria e Irak.

En medio oriente se puede afirmar que, salvo en Israel, cada una de las personas pertenece primero a alguna comunidad (chiítas, sunitas, alawita, etc.), y luego a los estados (Irak, Siria, Líbano, etc.). Esto significa que el individuo es contenido en la comunidad y la comunidad forma parte, o no, de algún estado. Es decir, el vínculo estado-ciudadano individual no existe tal como lo conocemos en occidente, el sentido de pertenencia es hacia una comunidad.

Las distintas comunidades están presentes en más de un estado, por tanto la lucha armada va de un país a otro porque la comunidad no reconoce fronteras. De hecho las fronteras no son fruto de la historia autóctona sino impuestas por potencias extranjeras, en este caso el límite entre Siria e Irak actual viene del acuerdo Sykes-Picot de 1916, firmado entre el Reino Unido y Francia.

Como cada estado árabe esta formado por varias comunidades étinco-religiosas, con una larga historia de guerras, si un estado no logra consolidarse e imponerse con una fuerza militar única y poderosa ese estado será inestable, y pronto renacerán las luchas armadas entre las comunidades.

Entonces el Estado Islámico (sunitas fundamentalistas) nace entre Siria e Irak (estados controlados por comunidades chiítas), por razones histórico – religiosas, y por las condiciones de hecho dadas por la debilidad del control militar de ese espacio territorial en que se desarrolla el conflicto. Y el EI se expande hacia Irak porque Siria controla mejor con su ejército a los grupos en lucha.

mapa eiEn el mapa se ve cómo el Estado Islámico (en color rojo) se expande más hacia Irak que en Siria. Esto demuestra que, desde el retiro de las tropas americanas de Irak, se ha debilitado el poder del ejército estatal de ese país, facilitando el avance del EI en territorio Iraquí.

Es claro que en otros estados de la zona, como Irán, están presentes las comunidades fundamentalistas, pero allí hay un ejército lo suficientemente fuerte como para aplacar la tendencia a la guerra entre comunidades y evitar que la lucha se instale en sus territorios.

Los recursos económicos del EI.

Hoy el Estado Islámico es el grupo terrorista mejor financiado del mundo. Dispone de al menos cuatro refinerías. En Siria, la de Al Omar, en la provincia de Raqa, y la de Al Tanak en Deir Az Zor. En Irak, la de Baiji, entre Mosul y Bagdad, y la de las montañas Hamrín, al sur de Kirkuk.

Los movimientos militares del fundamentalismo demuestran que se dirigen a los recursos petroleros de la zona. Además reciben dinero de la «hawala», que es un sistema informal de envío de dinero empleado por las comunidades musulmanas (incluso pueden recibir de estados bajo este sistema).

Perspectivas de la intervención de EEUU.

Creo que este conflicto es una etapa más de la lucha interna entre musulmanes de las comunidades mayoritarias, cruzados por la historia, la religión, la política y la disputa por los recursos petroleros.

En este contexto EEUU ha decidido actuar militarmente solamente desde el aire, en apoyo a las tropas árabes de tierra que combaten contra el EI. Esta estrategia esta condenada al fracaso, por dos razones: la primera es que, salvo los blancos de valor económico, el ejército del EI carece de objetivos militares relevantes a destruir desde el aire. La segunda es que no hay forma de ganar una guerra sin ocupación terrestre efectiva.

Otro punto en contra son los aliados de EEUU: Turquía, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes, todos de dudosa lealtad y compromiso. En simultáneo se necesita de la buena salud del condenado régimen Sirio[1] para contener al EI, y cualquier debilidad de Bashar al-Assad será de mucho provecho para el EI.

Mirada en su conjunto la intervención de EEUU no se entiende estratégicamente, parece más bien empujada por las circunstancias de los degüellos de periodistas que por algún objetivo claro y predeterminado.

En cuanto a lo militar se puede agregar que, si antes EEUU actuó con cierta soledad internacional, ahora está inconvenientemente acompañado, y que se recurre nuevamente conceptos de guerra tradicional, en un escenario donde vale más la lucha en los medios de comunicación y con los soldados de tierra que con aviones y misiles.

Hay pocas razones que anticipen un buen final para las acciones en medio oriente por parte de EEUU, y desde hace bastante tiempo no obtiene los resultados políticos declarados públicamente en cada acción militar desarrollada en la región.

La democracia y la república como sistema institucional carecen de experiencia histórica en medio oriente, no son vistas en forma positiva ni por la religión, ni por los miembros y ni por los líderes de las diferentes comunidades. Quizás sea el momento en que EEUU se replantee el cuando, el como y el para qué actuar en Medio Oriente.

Nuestra diplomacia ha mostrado, históricamente, poca lucidez en los conflictos de medio oriente, y a menudo parece mirando más a EEUU que a nuestros propios intereses nacionales.

El nacimiento de este llamado Estado Islámico, de carácter netamente terrorista e infrahumano, no ha recibido del gobierno la enérgica condena que una democracia comprometida con los DDHH, como la de nuestro país, debería hacer de forma categórica y permanente, sin dejar ningún resquicio a la duda. Espero que esta condena llegue pronto.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 10 de octubre de 2014.

[1] Recordemos que en agosto de 2013 EEUU estuvo a punto de atacar Siria, por el empleo de armas químicas contra las comunidades que se rebelaron contra Bashar al-Assad. Pensemos por un segundo las consecuencias eventuales de haberse llevado a cabo el ataque.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.