DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 38 – El quid de la reforma China

german gegenschatz

 

 

 

 

China viene mostrando señales de agotamiento del programa económico, su crecimiento interanual está más cerca del 6 que del 7%, las importaciones cayeron un 13% e instrumentó la mayor devaluación del yuan en los últimos 21 años de 4,66%. Estos indicadores de enfriamiento económico impactaron negativamente en la bolsa de Shangai, Asia, Europa y de todo el mundo.

Con ese marco económicamente difícil China anunció la apertura de sus empresas estatales a los capitales privados. ¿Qué alcance tiene esta medida? ¿Qué debate se esconde detrás? ¿Es una reforma del sistema económico Chino o no?.

Es bueno tener presente como es el esquema de poder en China, que es el escenario de esta decisión. En tal sentido observamos que en la cúspide de la China actual hay dos concepciones diferentes: Xi Jinping (Presidente) es de la corriente taizidang, descendiente de los antiguos dirigentes del PCCH y Li Keqiang (Primer Ministro) es de la corriente tuanpai, de la Liga de la Juventud Comunista.

En la corriente de Xi se prioriza el crecimiento económico y en términos políticos son conservadores, en el sentido de poco propensos a la apertura. La corriente de Li comparte la idea del crecimiento económico, pero con acento en la sustentabilidad y un mayor reparto de riquezas, y políticamente muestran, en la teoría por ahora, una idea favorable a una progresiva “democratización”. El órgano colegiado con más poder ejecutivo es el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central de PCCh, este comité tiene 7 miembros y hoy la corriente taizidang tiene seis miembros.

En este contexto económico y dentro del marco político descripto, se tomó la decisión de permitir el ingreso de inversiones privadas en las empresas estatales que abarcan áreas tales como petróleo, gas natural, electricidad, transporte y servicios públicos. Hay que tener presente que las medidas adoptadas no incluyen ceder el control de estas empresas. En principio el control seguirá siendo del estado, y mas fuertemente en los sectores considerados estratégicos.

Siendo así se puede concluir que las medidas de China no constituyen el inicio de una ola privatizadora. Tampoco estamos frente a una reforma orientada por el modelo de las empresas públicas de Singapur, dónde el estado no tiene la dirección de la empresa y se limita a tomar los dividendos. Tampoco es un esquema de empresas estatales con gestión de administradores privados y autónomos.

Creo que esta reforma es más bien un intento de optimizar la gestión del sector estatal, sin salir de un esquema de capitalismo de estado. Es razonable esperar que las empresas estatales seguirán teniendo un rol dominante en el mercado. Valga tomar las palabras de Zhang Yi[1]: “En el proceso de profundización de las reformas de las empresas estatales, la dirección del partido sólo puede ser fortalecido, no debilitado”.

Las medidas adoptadas en China, de llevarse adelante, no implican un avance definido en el sentido de establecer una economía de mercado a la usanza occidental, por tanto creo que en realidad afirman el sistema económico vigente, y se quiere obtener con empresas públicas insertas en un sistema económico de gran concentración estatal, los beneficios de las empresas privadas que compiten en una economía de mercado; algo que si tuvo algún éxito ha sido muy limitado y poco sustentable en el tiempo.

Quizás sea el momento de pensar si la discusión sobre la eficiencia del estado pasa por lograr que produzca bienes y servicios de mejor manera, o más bien como lograr estados fuertes para resolver convenientemente las tensiones entre acumulación de riquezas y su justa distribución en una economía de mercado humanizada, y a la vez eficiente para generar riqueza, con la dinámica necesaria que habilite la innovación permanente.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 18 de septiembre de 2015.

[1] Jefe de la Comisión de Administración y Control de Activos Estatales.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.