DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 24 – Massa es quien hace lío

german gegenschatz

 

 

 

“… Massa hizo la del boxeador que viene recibiendo tupido y, por reflejo, se para en el medio del ring y llama con el conocido gesto al contrincante para que venga a pegarle. Esta actitud de entrega genera el respeto del público, más allá de los resultados.”

Cuando Massa realizó el acto de Vélez del 1 de mayo dijimos, en esta columna, que había roto el cuadro estático porque definió las directrices de las políticas de su futuro gobierno con claridad, básicamente dijo que haría si ganaba.

Hasta Vélez, Massa venía cayendo en las encuestas y con poca visibilidad en los medios. Pero sin embargo con el acto logró centralidad nuevamente, y la mantuvo luego cuando, por error o por viveza, en medio de la debilidad propia reclamó un lugar en las PASO junto al PRO, la UCR y la CC para definir el candidato a Presidente. Macri aprovechó la situación y el pedido de Massa para ningunearlo, y buena parte de la prensa y de la opinión política directamente lo masacró.

Esta acción de Massa puede verse como un error monumental, como un manotazo de ahogado, o como un acierto, eso no lo sabremos ahora, se verá en las urnas, aunque a la larga creo que la actitud de Massa es mas valiosa que la de Macri. Lo que si esta claro es que Massa hizo la del boxeador que viene recibiendo tupido y, por reflejo, se para en el medio del ring y llama con el conocido gesto al contrincante para que venga a pegarle. Esta actitud de entrega genera el respeto del público, más allá de los resultados. Esa fue, en definitiva, la imagen que quedó de Massa pidiendo unir la oposición y del otro lado Macri, Scioli y muchos medios diciéndole que se baje de la presidencial o directamente que vuelva a su casa, como lo hizo expresamente Durán Barba.

Pero el rol estelar en el castigo lo tuvo Macri. Le dijo que no mil veces y cada negativa era un golpe a ese candidato que no caía, que no cayó y que encima no tiró la toalla. Por el contrario, puso mil veces la cara y se llevó, como trofeo, el haber intentado todo por unir la oposición. Lo demás es muy simple, reconociendo errores, se paró frente al país y, en una suerte de cadena nacional, sencillamente dijo que se presentaba a presidente. Lo increíble de todo esto es que pareció una novedad, siendo que de su boca nunca había salido lo contrario. Dijeron tanto que se bajaba que se lo terminaron creyendo, y en definitiva toda esa especulación solo sumó espectacularidad al evento.

En concreto Scioli y Macri, que ya se sorteaban la ropa de Massa, ahora están recalculando estrategias. Pegarle a Massa implicó regalarle miles de líneas y segundos de televisión logrando que un Massa que del 1/4 al 1/5/2015 registraba 299 menciones en La Nación desde el 1/5 a hoy salte a 509, y en Clarín paso lo mismo, de 79 saltó a 207 menciones, todo esto aumentó, para bien o para mal, el conocimiento público de Massa, de su capacidad de lucha y de la importancia que tiene para Scioli y Macri, que tanto se esmeraron en sacarlo del juego.

Que Massa no se baja significa que nadie puede bajar la guardia, que esta elección es un ajedrez a tres bandas donde hay que mover contra reloj, que si uno se equivoca dos pueden cosechar de ese error. Es otra la lectura, con Massa en el escenario, si el PRO y el FPV pierden en Santa Fé en manos del socialismo, o si pierden en Córdoba en manos Schiaretti, o que el PRO vaya al ballotage en C.A.B.A. con Lousteau y que Recalde quede tercero, o que la lista del PRO en Río Negro sea sumergida en la nada por el electorado y que Pichetto pierda.

Es obvio que Massa quedó muy golpeado tras esta estrategia de pedir pista en las PASO del PRO, pero ¿Estaría mejor si no lo hubiese intentado?. También se aceleró el desgaste interno de su propia fuerza, pero ¿Hubiese tenido menos fugas y desgaste si no hacía nada mientras venía en baja?. Quizás este evento termina por definirlo en la oposición, cosa que se ponía en dudas, y quizás puede llegar a las PASO subiendo y no bajando en las encuestas como venía, todo esto se verá con el tiempo.

Podemos decir que esta claro que la embestida contra Massa no dio el resultado esperado, que muy pocos piensan hoy que Massa pueda ganar, pero sí se puede decir que por culpa de Massa es más probable una segunda vuelta y que, indudablemente, Massa es quien hace lío, es quien condimenta estas elecciones con su gran determinación y su estilo de no eludir sino de encarar los temas y jugarse con una definición. Son ocho los frentes anotados para competir en las elecciones nacionales, empezó la carrera presidencial para el periodo 2015-2019, y todo puede cambiar.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 12 de junio de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.