DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 24 – Corsi e recorsi

german gegenschatz

 

 

 

 

Giambattista Vico sostuvo, en el lejano siglo XVIII, que la historia se desarrolla en ciclos que se parecen entre sí, que hay avances y que hay retrocesos dónde el “corsi” viene a ser un avance y “ricorsi” un retorno no idéntico a ciclos anteriores, pero un retorno al fin, y que el avance histórico es la mayor fuerza de ese “corsi” sobre el inevitable “ricorsi”, aunque no descarta el retroceso, el proceso histórico de decadencia.

En estos días se viene hablando de ciertas correcciones de Macri a sus primeras medidas de gobierno, se las interpreta como un “ricorsi”, como retornos a decisiones del pasado Kirchnerista que afectan y retardan el cambio cultural que esta etapa pretende encarnar, ese “corsi” que se votó el 10 de diciembre. Me parece que esta lectura puede ser cierta en parte, pero mínimamente. Creo que más bien se corrige sin alterar el rumbo o, mejor dicho, buscando minimizar los efectos sociales disvaliosos que se generan, si ciertas decisiones adoptadas se ejecutan sin amortiguar ciertos efectos sobre sectores vulnerables, pero la prevalencia del “ricorsi” como camino de decadencia por reiteración de errores del pasado, la descartaría.

Giambattista-vico

La economía frenó las utopías del Kirchnerismo, esto sucede siempre y en todo lugar. Los límites se hacen sentir en la medida de la tozudez de la dirigencia y la paciencia de los pueblos, esa es la distancia entre Argentina y Venezuela, aún cuando ambos fenómenos, el Kirchnerismo y el Chavismo, son primos hermanos en aquello de abordar las complejidades del mundo actual con conductas de confrontación y aislamiento, como si los berrinches con opositores y países desarrollados fuesen insumos imprescindibles de la integración y el desarrollo.

Las personas toman decisiones para vencer las dificultades del medio y con ello lograr sus apetencias, si las decisiones son adecuadas y bien ejecutadas el objetivo se logra. Si llevamos esto a lo politico podemos decir que no se trata de solo querer o tener la “voluntad política”, además hay que tomar las decisiones adecuadas y ejecutarlas correctamente, esto es actuar registrando mínimamente la realidad, que pude o no ser amigable con nuestros objetivos. El Kirchnerismo se caracterizó por creer que el querer y la voluntad son suficientes y determinantes para el logro de los objetivos, pero lo cierto es que no los logró, evidentemente sus decisiones fueron erradas y la ejecución de las mismas ineficiente, quedó a la vista como la ignorancia a menudo elige a la soberbia y la mentira para ocultarse.

En esta nueva etapa, o “corsi”, se nota la voluntad de tener en cuenta ciertas experiencias fallidas al adoptar las decisiones. Se vio la necesidad de arreglar con los holdouts para obtener crédito, se vió la necesidad de bajar la inflación para proteger el ingreso y permitir la planificación económica y la inversión. se vió la necesidad de integrarse al mundo y se avanzó con la Alianza al Pacífico y se recomponen las relaciones internacionales en general y así se pueden seguir enumerando políticas que son el aprender sobre el fracaso de la etapa precedente.

Si hay decisiones que varían, y las hay, estimo que es simplemente porque no se dieron los efectos deseados. Es un reconocimiento de las resistencias de una realidad que obliga a corregir instrumentos, lo cual no significa el cambio de objetivos sino que, justamente, hay un cambio de actitud frente a la realidad, algo más maduro que el enfrentamiento estéril y el aislamiento, un proceder que confronta con la idea que quien está en el poder se las sabe todas o debe sabérselas, si así fuese Argentina sería un vergel, el problema es, quizás, que muchos se la creyeron y así nos fue.

La impaciencia y la exageración tienen que ver con la inmadurez personal y colectiva. La paciencia y el aprender de la experiencia ajena parecen ser virtudes necesarias en el gobernante y en todo ciudadano, esperemos que estas virtudes extiendan velozmente entre todos, por el bien de nuestro país.

Por Germán Gegenschatz

12 de junio de 2016

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina