DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 23 – Salidas turbulentas del populismo

Germán Reload

 

 

 

 

 

La mayor o menor madurez de una nación parece evidenciarse más cuando se enfrenta la bonanza que a la adversidad, o al menos este parece ser el mensaje que arroja el surgimiento de los populismos en América Latina, de la mano de la suba de la cotización de sus productos primarios.

Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela dinamizaron sus ciclos políticos hacia formas populistas casi al mismo ritmo del aumento de granos y minerales, que proveyeron los recursos fiscales, vía toda forma de aumento de impuestos, para financiar el aumento del gasto público, rara vez sustentable o productivo. Podemos ver aquí la evolución de los precios, válidos para todo el mundo, enlazados con los gobiernos Argentinos[1]:

trigo 1 soja 1

petroleo 1

Si hacemos un poco de memoria vemos como calzan las presidencias de los Kirchner en Argentina con el ciclo de Lula (2003-2011) y Dilma (2011-2015) en Brasil, en ambos casos el ciclo político comienza y termina en el piso de las cotizaciones que referimos, y tienen su apogeo en el periodo de alza.

En cuanto a los populismos aún vigentes tenemos que Rafael Correa es presidente de Ecuador desde enero del 2007 y en Venezuela el Chavismo dio inicio en 1999, pero fue a partir de las elecciones regionales del 2004 cuando el Chavismo comenzó la escalada populista, con la expropiación de latifundios en 2005, hasta llegar a nuestros días con un gobierno prácticamente militarizado y la economía quebrada bajo la presidencia del continuador Nicolás Maduro.

Es notable como en un marco de abundancia de recursos los cuatro países mencionados se embarcaron en un esquema populista, sin que sus elites gobernantes hayan tenido la madurez y visión necesarias para generar políticas públicas sustentables, usando esos recursos extraordinarios obtenidos en sus economías, gracias a un contexto internacional favorable, para reconvertirse y remover las razones históricas que impiden el desarrollo nacional y la integración regional. Vivimos, en cambio, una especie de salto al pasado, cerrando las economías y afectando el funcionamiento institucional con prácticas de alta corrupción y en algunos casos de franco autoritarismo, así fue como llegamos a los magros resultados del MERCOSUR, comparados con la Alianza del Pacífico, y a las crisis económicas y políticas nacionales.

Brasil, con los resultados económicos desastrosos a la vista, tuvo una salida del populismo dentro del marco institucional pero por vías de excepción, algo parecido a lo ocurrido en Argentina cuando salió de la convertibilidad en 2001, dando inicio a una ventana de cambios de inciertos resultados bajo la presidencia interina de Michel Temer.

Ecuador enfrenta las elecciones Presidenciales en febrero del año próximo, con las dificultades propias de la caída de los precios del petróleo y un Rafael Correa de 10 años en el poder, con el opositor Guillermo Lasso ubicado holgadamente al frente en las encuestas. Venezuela esta, lamentablemente, en un estado de militarización del gobierno con la economía paralizada y la sociedad enfrentada en un marco institucional que está muy lejos de garantizar un cambio pacífico del poder.

Argentina, con los resultados económicos adversos maquillados con relatos y falseamientos estadísticos, salió de su ciclo populista de alta corrupción y desorden económico en elecciones generales pacíficas, navegando hoy con las dificultades propias del profundo deterioro económico, social e institucional, que caracterizan las herencias de ciclos como el vivido hasta diciembre del 2015.

Los cuatro ejemplos comentados sirven para demostrar que cierto puñado de políticas del pasado que vieron la luz en estos años son de imposible reedición, por fracasar en su momento y porque el mundo actual avanzó hacia una mayor integración e interdependencia económica. Es necesario madurar hacia formas de desarrollo integradas al mundo, sabiendo que se trata de ir cambiando y mejorando las políticas públicas permanentemente. Cerrar economías y endurecer los gobiernos para lograr uniformidades de pensamiento y de acción está visto que conducen a pobrísimos resultados, es hora de ver y actuar con una mentalidad abierta y de desarrollar conductas de convivencia en la diversidad.

Por Germán Gegenschatz

5 de junio de 2016

[1] Gráficos tomados de los siguientes portales de internet: http://www.infobae.com/2015/07/11/1741069-como-evoluciono-el-precio-la-soja-el-trigo-y-el-maiz-las-ultimas-cinco-presidencias y http://www.20minutos.es/noticia/2653191/0/causas-efectos/crisis-petroleo-barato/perjudicados-beneficiados/

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina