DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 19 – Sincericidio y propuesta

german gegenschatz

 

 

 

 

Un Scioli zafando la presión de definirse dijo: Mirá lo que logré en esta nota: que Joaquín Morales Solá reconozca que ha evolucionado el Indec. Yo le saqué un título a usted, no usted a mí”. En realidad quien sacó más que un titular fue Morales Solá. Scioli confesó que no dice nada a propósito, esto es reconocer que definirse es perjudicial a su campaña. (Ver la nota aquí).

Macri y Scioli, cada uno a su manera y desde su posición, vienen cumpliendo el apotegma de Felipe Solá, “para sobrevivir en el poder hay que hacerse el boludo” (Ver la nota aquí), más explícito fue Menem cuando confesó el porque de su indefinición antes de las elecciones: “Si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie”.

Hay que reconocer que Massa arriesga mucho en esta campaña porque, aún cuando conserva sus chances de calificar para la segunda vuelta, recurre tempranamente a una estrategia de “definiciones” y “propuestas” para asegurarse al menos un segundo puesto en primera vuelta.Optó por otro camino, menos indefinido que Menem, esta evitando “hacerse el boludo” en los términos de Solá quien, dicho sea de paso, tiene un rol relevante en el Frente Renovador.
¿Cómo impacta este cambio en el escenario electoral?

Arriesgo que el cambio en la campaña de Massa no afectará la conducta de Scioli. Creo que no va a hacer absolutamente nada porque su estrategia no es hablarle a la sociedad sino a Cristina, hace todo lo posible para evitar que lo vete y ruega que no lo saque del FPV, quiere ganar la PASO en ese frente, después se verá.

Macri tomó nota que Massa no se baja y que eligió el camino de las definiciones. La respuesta no se hizo esperar. El 6 de mayo en el congreso “A todo Trigo” Macri empezó a soltar definiciones diciendo: “No va a haber ningún tipo de restricciones a las exportaciones, ni retenciones ni ROEs” (Ver la nota aquí). Vélez le impuso a Macri la necesidad de soltar definiciones y de caminar la Provincia de Buenos Aires (PBA), dos cosas que no parecía dispuesto a hacer.

Sincericidio y propuesta fueron sinónimos en otros tiempos electorales. Si hacemos una mirada retrospectiva el “Ahora Alfonsín”, la “Revolución Productiva”, el “Siganme, no los voy a defraudar”, el “Un país en Serio”, vemos las frases conceptuales que coronaron campañas electorales centradas en el diagnóstico y la crítica, en el medio no hubo mayores definiciones en cuestiones de la vida diaria. El discurso completo y el e-book de Massa, o las tímidas definiciones de Macri en algunos temas como el cepo, las retenciones o el comercio exterior de productos agropecuarios parecen una, por ahora, tímida ruptura de la monotonía histórica.

Si la discusión de propuestas toma centralidad en el proceso electoral, entonces Massa y Macri asomarán con mayor protagonismo, esto es bueno para ambos. La incógnita es Scioli, que sucederá con el apoyo que hoy tiene si la discusión pasa por definirse y el sigue aplicando el apotegma de Solá recargado con la picardía de Menem, en medio de la impúdica búsqueda de impunidad del gobierno.

Comparto la creencia que el mayor acceso a la información minimiza las distancias de criterios entre los votantes de los centros urbanos quienes, en definitiva, son los que definen las elecciones.

Veo una mayor demanda de explicaciones claras y definiciones. Identifico pocos reclutas para revoluciones fuera de quienes tienen sus ingresos en juego. Me parece que el grueso de la demanda del electorado pasa por lograr tranquilidad en la calle, por bajar la inflación, tener un empleo, combatir el narco, aflojar impuestos en general y al trabajo en particular.

En Inglaterra las encuestadoras cantaban empate y los Conservadores en el poder ganaron como no lo hacían desde las épocas de Thatcher. Recuerdo nuestro 2009, cuando Artemio López, Ibarómetro y CEOP vaticinaban el triunfo de Kirchner, y Poliarquía les arrebató jirones de prestigio acertando con el triunfo de De Narváez en PBA y el segundo lugar de Pino en la Ciudad de Buenos Aires.

Parece que hay menos deseos de seguir así que de votar una alternativa para mejorar sin sobresaltos económicos al menos. En la gente se estan produciendo cambios que empiezan a impactar en la campaña. Quizás ese cinismo de “hacerse el boludo” deje de ser electoralmente correcto, espero que así sea.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 8 de mayo de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.