DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 14 – Mas allá de gradualismos y corrupción

german gegenschatz

 

 

 

 

El amplio apoyo del Senado para la aprobación de un acuerdo con los holdouts, nos muestra un cambio de trato hacia los tenedores de deuda impaga, de pronto mutaron de buitres a meros acreedores. En la misma sesión del Senado el gobierno quedó cerca de acceder al crédito externo para calmar el dolor social diferido por CFK a su sucesor, mientras el Peronismo justificó errores del pasado con el tan inocultable como insuficiente argumento de la obediencia debida a CFK y mostró la racionalidad propia de un partido que quedó con parte del poder, votando a favor del acuerdo.

En definitiva, el Peronismo está tratando de sacarse el Kirchnerismo de encima lo más rápido y disimuladamente posible, al tiempo que hace lo necesario para mantener una relación razonable con el gobierno, que le permita financiar obras y presupuestos a nivel provincial y municipal.

Pasados los primeros cien días de gobierno está claro que, mientras se discute gradualismo si o no, los hechos demuestran una acelerada carrera por achicar el déficit fiscal, o por lo menos por tratar de compensar la baja de recaudación por medidas impositivas adoptadas y un menor consumo con reducción de subsidios. Para Nadin Argañaraz[1], en 2015 el déficit fiscal fue de 7,3%, ese déficit fiscal tiene su principal causa en los subsidios. Según el CIPPEC los subsidios energéticos ascienden al 3,3% del PBI y los del transporte al 1,2% y el 32% de los subsidios beneficia a los dos sectores de más ingresos, en tanto que los sectores de menos ingresos reciben el 13% del total[2]. Si hubiese gradualismo estarían ausentes los aumentos de tarifas en servicios públicos, suerte de sintonía fina que venía diferida tras la reelección de CFK en 2011, que sin dudas son imprescindibles, pero que se están haciendo más a todo vapor que gradualmente: sin contar los aumentos precedentes, el transporte público, gas, telefonía fija, combustibles y energía eléctrica tendrán subas desde el 100 al 250% aproximadamente.

El BCRA, durante los primeros meses del año, absorbió con mucha fuerza la liquidez excedente para mantener la demanda de dinero y contener la inflación. La herramienta fue la tasa de interés y así las Lebac[3] se mantienen en una tasa de 38%. Es un manejo monetario de notable parecido con el realizado por Juan Carlos Fábrega[4]. Aunque muy probablemente el aspecto más pesado de la herencia sean las pérdidas originadas por la política de Alejandro Vanoli[5], cuando dispuso la venta de grandes cantidades de dólares a futuro a $ 9 por unidad para desalentar la apuesta a una futura devaluación. Esta política provoca pérdidas al BCRA en orden a los $ 70.000 mill. que fueron reducidos en marzo, por la baja de la cotización del dólar, a poco más de 55.000 mill. Más allá de lo heredado, la política del BCRA es la correcta a los fines que se propone el gobierno.

Si tomamos en conjunto las medidas económicas más la gestión del BCRA, vemos que ambas apuntan a por lo menos no aumentar el déficit fiscal y contener la inflación, con miras a disminuir ambos en el corto plazo, pero sin mayores pausas o gradualismos y más bien apremiados por los desastrosos desajustes macroeconómicos heredados que, más allá de cómo se juzguen las medidas adoptadas, dejaron poco margen de tiempo para efectuar las correcciones necesarias para evitar caer en otro estallido hiperinflacionario.

Así como en economía hay poco margen de maniobra, cualquier paliativo a los efectos sociales de las medidas que se están adoptando son fatalmente insuficientes. Los altos índices de aprobación que obtiene el gobierno, aún cuando la tendencia de aumento de la pobreza reflejado en la Encuesta de la Deuda Social Argentina de la UCA para el periodo 2010-2015 se mantiene[6], demuestran que la población asimila las medidas y los efectos que producen como inevitables para el punto de partida recibido el 10/12/15, aunque cada día que pasa crece la demanda de resultados concretos y tangibles en los bolsillos.

Sea como sea que se mire la evolución de los hechos parece que la cuestión está lejos de pasar por ser más o menos gradualista o de repoblar la cárcel con corruptos. El tema es obtener resultados favorables para los sectores más humildes y medios lo más rápido posible. Recuperar el crédito internacional mediante un acuerdo con los holdouts puede ayudar, y mucho, a reactivar la economía dependiendo de cómo se lo usa. Sin ese crédito externo, por más que se sujete la inflación y se disminuya el déficit fiscal, es prácticamente imposible recuperar en el corto plazo la actividad económica y con ello aumentar sensiblemente la oferta de empleo, frente a la prolongada descapitalización del sector privado y consiguiente desempleo, más la política impositiva feroz aplicada por el gobierno precedente.

Del pasado se ocupa la justicia, del presente y el futuro se ocupa el gobierno, la oposición y todos nosotros en general. Más allá de las cuestiones relacionadas con la corrupción, que en buena hora están empezando a dar resultados judiciales preocupantes para los culpables, lo cierto es que en el proceso eleccionario del año próximo el gobierno necesita, si o si, de un triunfo que ratifique el rumbo adoptado, y será claramente insuficiente salir airoso frente a un peronismo dividido, sino que la coalición Cambiemos necesita aumentar su representación legislativa y todo esto depende de los resultados más o menos favorables que muestre la economía al momento de volver a las urnas.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 3 de abril de 2016.

[1] Director del Instituto Argentino para el Análisis Fiscal (Iaraf).

[2] CIPPEC es el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento. Para un análisis completo ver aquí.

[3] Las LEBAC son las “Letras del Banco Central”, de corto, mediano y largo plazo, que el BCRA licita generalmente los martes de cada semana, y mediante la colocación de estos títulos saca dinero circulante de la plaza para sostener la demanda de dinero y frenar la aceleración de la circulación monetaria que impacta negativamente en los precios, incrementando la inflación.

[4] Presidente del BCRA, desde el 18/11/13 al 1/10/14.

[5] Presidente del BCRA desde el 1/10/14 al 9/12/15. Por la operatoria arriba mencionada Vanoli y Cristina Kirchner están imputados en una causa penal en trámite por defraudación, es en el marco de dicha causa que el próximo 13 de abril debe prestar declaración la ex presidente.

[6] Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina. El informe citado se lo puede ver aquí.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina