DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 14 – Como recuperar las Malvinas

german gegenschatz

 

 

 

“La probabilidad de recuperar Malvinas depende de nuestro desarrollo económico, y de una definición estable de Argentina en la geopolítica mundial, por tanto a la guerra la descarto de plano.”

Desde 1982 hasta la fecha, los diferentes gobiernos no lograron distender las relaciones con el Reino Unido para sentarse a hablar de soberanía. Carecemos de una política de estado con una visión geopolítica que destruya el argumento: soberanía Argentina en Malvinas=Riesgo geopolítico para el hemisferio.

La necesaria demolición del “Proceso” para consolidar la democracia quizás nos empujó a la desmesura de la “desmalvinización”, practicada por Alfonsín y los que le siguieron. Con ella se destruyó el respeto internacional de la voluntad de lucha de Argentina, el prestigio de nuestro ejército en la guerra y su capacidad operativa. Pero lo más grave fue arrojar a la anomia y al abandono a la parte débil de la guerra, los soldados ex-combatientes. Como escuché por ahí, “nos condenaron antes que a las juntas, sin juicio previo y por cumplir con la patria”.

Hoy las fuerzas armadas residuales a duras penas pueden dar asistencia en desastres naturales, proveer módulos de salud para alguna villa, mantener pintados cuarteles vacíos, aceitar vehículos obsoletos y participar del protocolo. Todo esto mientras su cabeza, el General Milani, se dedica al espionaje político interno, mientras se producen sospechosos “robos” de los escasos armamentos y municiones del ejército.

Para ser claros, si la OTAN duda de la alineación de nuestro país, si cree que podemos ser arrastrados a la geopolítica Rusa, Cubano-Venezolana o Iraní, o si observa que se avanza en las relaciones con China en aspectos que van más allá de lo comercial, entonces ahí recuperar Malvinas será más difícil porque, nos guste o no, las prioridades de “seguridad hemisférica” jugarán a favor del más confiable y “occidental” Reino Unido.

Esto que digo dista de ser opinión, en realidad surge de los hechos. Ortiz de Rosas, ex embajador Argentino, nos reveló la primer oportunidad de recuperación pacífica de las islas, fue el 11/6/1974, cuando Gran Bretaña propuso al Presidente Perón la administración compartida sobre las islas, y éste dijo: “Si ponemos un pie sobre las islas, no nos sacan más”. Entonces se habló de un condominio administrado por gran Bretaña por unos 20 ó 25 años, después las Islas quedaban para nuestro país. Era una salida controvertida si lo que se quería era obtener la soberanía inmediata, pero mejor que la situación precedente y la actual. Perón murió y las negociaciones se debilitaron. La segunda oportunidad, fue un acuerdo similar que incluía el reconocimiento de soberanía a la Argentina y que llegó al parlamento Inglés, pero fracasó el 2/12/80 por el looby del United Kingdom Falkland Islands Comitee, que respondía a la Falkland Islands Company, (compañía monopólica, beneficiaria de una concesión colonialista, dueña de más de la mitad de las islas). Más tarde la guerra puso fin a la etapa de negociaciones bilaterales.

Durante la guerra Argentina tuvo un triunfo diplomático, el 27 y 28/4/82, cuando ganó en la OEA el respaldo a nuestro reclamo de soberanía, y se decidió que las partes vayan a una solución acordada. A partir de allí se gestó la negociación de Costa Méndez y la posterior visita del entonces Secretario de Estado de EE.UU., Alexander Haig, quien llega a Buenos Aires con una propuesta de arreglo que es rechazada por el gobierno militar. La propuesta incluía una suerte de administración conjunta de las Islas. Fue la tercer oportunidad de ponerle el pié a Malvinas definitivamente.

Luego de la guerra ya muy pocos países apoyan la postura inglesa. Francia e Italia pasaron de un voto de abstención a favorable; y EEUU también apoya las resoluciones de ONU para facilitar el proceso de descolonización. Un efecto de la guerra fue consolidar la importancia de los habitantes de las islas en la discusión. Argentina durante los 90 propuso acuerdos en materia de pesca, petróleo y comunicación –política del “paraguas”-, que de alguna forma reconocieron entidad a los ocupantes de las islas.

Desde 2001 la política del “paraguas” se terminó, no avanzó diplomáticamente. Un mix entre las dudas que presenta nuestra política exterior a la seguridad hemisférica, por las relaciones con el eje Venezuela-Cuba-Irán, más las recurrentes bravatas verbales inconducentes, más la autorización del Congreso Nacional a China para el establecimiento de una base de uso dual –científico y militar- en Neuquen, tuvieron como respuesta la militarización de Malvinas convertida hoy, a instancias de nuestras políticas que dieron excusa para que esto suceda, en una verdadera base de la OTAN. De soberanía ni hablar.

A la insistencia en el reclamo hay que agregarle inteligencia en la acción política. Viendo los errores del pasado podemos entender porque se va deteriorando y postergando la recuperación de las Islas. La probabilidad de recuperar Malvinas depende de nuestro desarrollo económico, y de una definición estable de Argentina en la geopolítica mundial, por tanto a la guerra la descarto de plano.

Hoy parece ser más importante para recuperar las islas el desarrollo y la integración regional y global de una Argentina que no presente dudas institucionales respecto de la vigencia de una democracia con estado de derecho. También hay que definir una política cultural, educativa y de salud que incluya a los habitantes de Malvinas. Es prioritario construir una comunidad de intereses, compartir mercados y capitales para fortalecer lazos comerciales que permitan facilitar las negociaciones diplomáticas en materia de soberanía, desde una postura que no genere temores geopolíticos o de seguridad hemisférica. Luego el tiempo transformará errores y heridas en anécdotas para el olvido, con ello sobrevendrán las coyunturas para negociar, el tema es estar bien preparados para cuando todo esto suceda. Así sí volveremos, con paz y desarrollo.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 3 de abril de 2015

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.