DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Semana 12 – ¿Qué tiene de malo contar dinero?

german gegenschatz

 

 

 

 

La persistente realidad de impunidad para los delitos cometidos desde y junto con el poder político, mezclada con imágenes obscenas de sonrientes delincuentes contando dinero, con un final feliz coronado con brindis, es mucho más que una descripción de la verdadera política pública: ¿de los últimos 12 años?.

Duele la retórica de ex socios, cuando no partícipes directos, que por acción u omisión y haciendo gala de un cinismo de moral ausente dicen: ¿Qué tiene de malo contar dinero?. El trabajador de manos curtidas, o cubiertos con guardapolvos blancos prestos a formar nuevas generaciones, o esperando con una sonrisa el ingreso de clientes a un local de comercio, jóvenes sumergidos en sus estudios, amas de casa transformando el amor en crianza dedicada y presente de sus hijos, policías honestos que juegan su vida en calles liberadas, me pregunto qué pensarán mientras ven las imágenes de “La Rosadita”. Creo que no hay castigo suficiente, no hay compensación para esa inmensa mayoría de honestos trabajadores y jóvenes, paralizados por esa náusea que se resuelve en lágrimas pesadas, resabio silencioso de la estafa más profunda a los ciudadanos trabajadores y honestos.

La pérdida masiva de capital moral para la gestión de los fondos públicos, amenaza con convertirse en impedimento para superar nuestros problemas. A esas decenas de miles de dirigentes que, a todo nivel, robaron con fruición 48 horas por día, les faltó tiempo para gobernar y para contar lo robado. Puestos los doce años en “la balanza” la mentira se erige como el éxito a destacar y la herencia empieza a definirse mucho más por los videos que por los discursos: el desgobierno, el robo y la mentira dejaron bolsos enormes de pobreza y desilusión, tanto que agotan la capacidad de asombro y da vergüenza ajena contarlos.

Parece no tener fondo el abismo al que llegó la elite que nos gobernó, muchos de los cuales siguen en el poder, agazapados en cargos de relevancia, portadores de un listado de delitos y causas judiciales que mengua, día a día, su capacidad de condicionar el gobierno, aunque no para seguir en sus cargos. Mientras todo esto sucede, la confianza en la justicia se explica más en la esperanza de una sociedad desahuciada que por hechos concretos que la sustenten.

Debemos tomar conciencia que el “roba pero hace”, nos condena. Un mal gobierno produce muertes y pobreza en los ciudadanos. Es imposible obtener un buen resultado, de cualquier política, sin el capital moral para llevarla a cabo. La realidad tiende a parecerse mucho más a los métodos utilizados que a los objetivos perseguidos, es cierto que el fin no justifica los medios, pero también que no hay buen fruto posible de una mala semilla.

Me resisto a pensar que el gobierno pasado refleja a nuestra sociedad, lamento corroborar que la descapitalización moral supera un gobierno o al sector público en particular. Cuidemos el enfoque que damos al tema, me parece que corremos riesgo de utilizar los casos de corrupción para demoler una parcialidad y punto, sin abocarnos solucionar el problema.

Creo que bajar los brazos o volver a confiar en los mismos es lo peor y a la vez lo necesario. para perderlo todo en manos de “ellos”. Un buen comienzo es hacer lo mejor de nuestra parte cada día, exigir lo mismo a los demás y perseverar en motorizar un cambio de 180 grados, es la forma de ir mejorando, de liberarnos de “ellos”. Hoy la prioridad es acercar al poder personas con capital moral para manejar fondos públicos, para ello es clara la consigna: no votar jamás una lista encabezada por una persona potable que se deja usar trayendo tras de sí, acovachados para volver a robarnos, cualquiera de esos personajes que en cada pueblo, en cada ciudad, en cada provincia y en todo el país le conocemos perfectamente su conducta. Esta es la herramienta que tenemos todos, el voto, para desalojarlos de cuajo del poder.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 19 de marzo de 2016.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina