DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Santa Fe no se dejó polarizar

german gegenschatz

 

 

 

 

Lo sucedido en Santa Fe desnuda fragilidades de Macri y de la relación Peronismo – FPV. Esto no es cuestión de opinión, es un tema revelado por los números.

El 19 de Abril el PRO sacó el 32.2 %; el FPCyS – Lifschitz el 22,46% y Barletta el 9,36%, cerraba Perotti del PJPV con el 21,88. Fuera del pelotón de punta estaba el Frente Renovador que tuvo interna en la cual Martínez sacó el 4,24% y Buzzi el 3,48%. Así quedó planteado un ajedrez a tres bandas: Torres del Sel, Lifschitz y Perotti.

Ayer los tres sumaron más votos que en las PASO. De mayor a menor a la hora de sumar votos tenemos que: Perotti del PJPV (365.239) alcanzó los 532.156, Lifschitz del FCyS (533.087) alcanzó los 558.352 votos y Torres del Sel del PRO (536.480) alcanzó los 556.224 votos.

Sin lugar a dudas hay una mayor experiencia política que juega a favor del FCyS y el PJPV a la hora de ir a la caza de los votos, y la inserción estatal de ambas fuerzas favorece esa tarea, pero es evidente que el PRO fue poco receptivo con liderazgos territoriales no contenidos por sus contrincantes. Campea en Macri la idea que la pureza “PRO” de sus candidatos es un activo central a no arriesgar por la necesidad de acumular electoralmente, entonces opta por mantener esa supuesta pureza, muy dudosa si repasamos lo que ya tiene, que indudablemente no le esta sumando lo necesario para ganar, si es que en definitiva le suma.

El PJPV sumó muchísimo gracias a la figura de Perotti y la dispersión del electorado peronista en otras listas durante las PASO. Sin lugar a dudas Perotti podía ganar perfectamente las elecciones de no ser por las trabas que sufrió, fundamentalmente, de la Rosada. Es una verdad pública que María E. Bielsa, la más votada en la última elección, esta vez no fue candidata porque en Balcarce 50 le exigían toda la lista a cambio de su candidatura a gobernadora, y no quiso aceptar. Tras la negativa de Bielsa fueron menos exigentes con Perotti quien, de todas formas, tuvo grandes limitaciones para unir el peronismo. Quedaron afuera Reutemann y UPCN que estacionaron en el PRO, y varios senadores peronistas que compitieron en otras listas ganando la categoría y sin sumar a Perotti.

Hay ciertas “moralejas” ocultas en la decisión electoral del votante. Por ejemplo: se está focalizando lo provincial más separado de lo nacional; parece insuficiente “ser” el cambio, se requiere explicarlo, ser más abierto y poder fiscalizarlo en la urna; el oficialismo nacional necesita, para ganar una elección disputada, más que una cabeza de lista excepcional como Omar Perotti y, finalmente, parece que la polarización puede no ser automática entre los dos primeros.

Santa Fé no se dejó polarizar. Es notable lo sucedido si vemos que cambiaron su decisión 211.926 votantes entre el 19/4 y ayer, y esto es un dato relevante mirando a Octubre. Se especula mucho con que las PASO del 9/8 nacionales valen como primera vuelta, y que entonces en Octubre será la definitiva, es decir, se vaticina una polarización plena en la primera vuelta. Pues Santa Fé es una evidencia empírica que contradice esta teoría, no se polarizó, por el contrario, se acerco a un triple empate, encima en la instancia electoral definitiva.

El escrutinio definitivo de las PASO de abril dieron más votos a todos, Torres del Sel sumó 4.838; Perotti 3.071 y Lifschitz 2.312. Esta claro que nada cambiaría en la elección de ayer si los errores fuesen proporcionalmente similares. Pero mas allá de lo que arroje el recuento de votos, gane quien gane, gobernará con una legitimación electoral apenas superior al 30%.

Ahora vienen las elecciones nacionales, y en Santa Fe serán otro cantar, no parece prudente traspolar los resultados provinciales a lo nacional, más aún con un electorado maduro que demostró estar dispuesto a barajar y dar de nuevo cada vez que entra al cuarto oscuro.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 15 de junio de 2015

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.