DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Periodismo: marco legal y temas pendientes

Omar Eduardo Alonso

“La cláusula de conciencia permitiría proteger al periodista que no estaría obligado a escribir o decir lo que no piensa. La propiedad intelectual impediría el uso indiscriminado de la información para cubrir necesidades de los multimedios.”

Probablemente después de la ley 12.908 (Estatuto del Periodista) del año 1946, los avances más trascendentes producidos en el marco de la legislación laboral para el periodismo nacional lo fueron el convenio 541/08 y la adecuación del convenio 191/75 a través del expediente 1337198/09. Ambos consagraron la vigencia de un convenio de alcance nacional, el primero, y la aplicación del mismo mediante una cláusula gatillo a las radios de Azul, Tandil y Tres Arroyos, en el segundo caso.

Si bien la lucha de las organizaciones gremiales de prensa es constante ante un empresariado renuente y generalmente protegido políticamente, lo cierto que al menos el instrumento existe y ya es un avance considerable.

No ha sido posible todavía encontrar una efectiva aplicación del artículo 64 del estatuto del periodista que impide a las empresas incumplidoras recibir aportes de cualquier tipo de parte del Estado, en cualesquiera de sus estamentos, aún cuando en varias provincias se ha formalizado dicha “adhesión”.

Pero más allá de lo está ocurriendo, que es verdaderamente lamentable (por ejemplo ARPA se niega a sentarse a negociar en paritarias), hay cuestiones de fondo que todavía la actividad periodística debería resolver.

Son cuestiones que están ya instaladas en legislaciones más avanzadas. Me refiero a la cláusula de conciencia y la propiedad intelectual.

Sobre la primera hubo proyectos presentados. Cuando Héctor Recalde era la mano derecha de Hugo Moyano, presentó una iniciativa. Terminó cajoneada ante las presiones de otros legisladores temerosos o en connivencia con las organizaciones empresarias de prensa.

La cláusula de conciencia permitiría proteger al periodista que no estaría obligado a escribir o decir lo que no piensa. La propiedad intelectual impediría el uso indiscriminado de la información para cubrir necesidades de los multimedios.

Así están las cosas. Y seguramente lo estarán durante mucho tiempo, sobre todo si se sigue en el rumbo elegido. En otra ocasión me voy a referir a la mentira de la denominada Ley de Medios.

Por Omar Eduardo Alonso.

Buenos Aires, 15 de octubre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Omar Eduardo Alonso
Omar Eduardo Alonso Periodista en LU 24 Radio Tres Arroyos. Secretario General del Sindicato de Prensa de Tres Arroyos (PBA).
Omar Eduardo Alonso

Latest posts by Omar Eduardo Alonso (see all)

COMENTARIO CERRADO.