DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Neoliberalismo versus Heterodoxia

shumpeter dinamic economic change

 

 

 

 

Joseph Alois Schumpeter, nació en 1883 en Trestparte del imperio Austrohúngaro,hoy República Checa y estudió economía bajo los preceptos de la escuela austríaca y posteriormente, emigró a EEUU, donde continuó dando clases de economía en la Universidad de Harvard. Partes de sus trabajoscomprenden el estudio del ciclo económico, y resultan interesantes, por sus explicaciones sobre el rol que tiene el “entrepeneur” (en adelante el emprendedor) en la economía durante los ciclos de expansión y contracción.

El emprendedor según Schumpeter, es un creador en el sentido amplio empresarial, es un individuo que comienza una actividad económica o “negocio”, como ofrecer un producto, servicio o proceso innovativo. Ese emprendedor percibe que el mercado donde actúa, le ofrece una oportunidad, y en base a esa información, toma decisiones en un sentido heurístico para hacer uso de esa oportunidad. La suma integral de las decisiones y su puesta en práctica, que incluye desde un primer plan de negocios, pasando por todas las decisiones que conforman la puesta en marcha del negocio hasta la responsabilidad final del éxito o fracaso, depende siempre de su iniciativa.

Económicamente resultacrucial el rol del emprendedor, porque a través de sus acciones se crea empleo, este hecho estásólidamente establecido en la literatura económica,por lo que las pequeñas y medias empresas son excelentesgeneradoras de empleo, además de tener un muy activo rol en los procesos de innovación productiva.

La cuestión del neoliberalismo versus heterodoxia se suscita por un lado, cuando desde la autoridad política heterodoxa se critica al rol del emprendedor y sus requisitos sobre el “clima de negocios” y “seguridad jurídica” como mantras del capitalismo foráneo. Estas declamaciones sirven al discurso político de barricada, y rinden beneficios localmente, pero debe quedar absolutamente claro que para el emprendedor o los ojos del inversor extranjero, no mejoran nuestro atractivo como país.

Si queremos alentar a que el empresario Pyme invierta, debemos comenzar por pensar si la Argentina ofrece condiciones necesarias a esas personas que tienen ideas innovadoras; a correr riesgos o si por el contrario, tenemos un sesgo que atenta contra el florecimiento de los nuevos emprendimientos. Mi entender de esta cuestión, es que hoy en día tenemos un sesgo contrario al empresariado Pyme y a favor del gran empresario.Lo cual resulta hasta casi trágico, porque en vez de darle el poder a nuestros ciudadanos para crecer y cambiar, sólo somos capaces de dárselo al capital foráneo que, a través de la negociación política es capaz de obtener ventajas individuales que aíslen a su “negocio” del riesgo que el resto debemos asumir. En este sentido y para mayor información se puede uno informar sobre las últimas megas inversiones mineras, por ejemplo en Pascual Lama o Veladero.

Tanto nuestro sistema impositivo, como nuestro sistema regulatorio, o el funcionamiento sindical,e inclusive el discurso político, conspiran para restar energía creativa a nuestros pequeños y medianos emprendedores.

Por ejemplo, el dominio del sindicalismo en la Argentina, está hecho para defender al trabajador de la explotación por parte de los grandes capitales, el problema surge en ¿cómo podemos defender a los pequeños capitales? ¿Cuándo por defender justamente al trabajador, termina el cuenta propista en la misma bolsa que el gran capital?, llegándose así a una situación en que irrisoriamente no se diferencia al empresariado por su tamaño.

Cuando los sindicatos anualmente negocian y obtienen sus mejoras salariales, estas no diferencian respecto del tamaño del empleador. Si uno posee un micro emprendimiento, donde uno es dueño y tiene un empleado; ese único empleado deberá recibir el aumento salarial igual al dueño que tiene mil empleados del mismo gremio. Por otra parte, si el precio del producto que vende el empresario pequeño se exporta, entonces puede suceder que los costos internos en pesos aumenten; mientras que el valor del dólar no lo haga, entonces se produce un efecto tenaza, donde el margen de rentabilidad se reduce. En este resultado, el empresario es “atenazado” por la combinación del aumento de los costos internos y la pérdida de competitividad que generala inflación con el dólar planchado. Cuando el valor de la divisa no mantiene el ritmo de devaluación de la tasa inflacionariala moneda termina sobrevaluándose.

En una reciente entrevista en La Nación la emprendedora, María Eugenia Godoy dice sobre nuestro sistema regulatorio “… Los tiempos de trámites para generar una sociedad en la Argentina son enormes. En Chile se hace en una semana. Es difícil emprender en el país. La situación no ayuda a hacer las cosas como corresponde para poder crecer y desarrollar bien un proyecto.”

En lo sindical referente a las economías de escala en la producción y del conocimiento, así como ese único empleado tiene al sindicato para que lo asesore y defienda, el empleador Pyme muchas veces no tiene el abanico de posibilidades respecto del asesoramiento legal, y la relación se vuelve asimétrica dado que el empleado es defendido por un sindicato con enormes recursos y el emprendedor se encuentra indefenso ante la falta de información por su escaso tamaño relativo.

De frente al ballotage del próximo 22 de noviembre tenemos nuevamente dos alternativas, Macri proponiendo políticas neoliberales que supuestamente beneficiarían sólo al gran capital: aceptación de la proposición Griesa, reducción de subsidios, devaluación y falta de definición sobre una política arancelaria para la industria. Mientras que por el anverso; Scioli enuncia la continuación de un modelo heterodoxo con un “cambiemos lo que haya que cambiar” poco claro, aunque incluyendo como propuesta un Ministerio Pyme. Según un artículo de Sebastían Premici entre 1976 y 2001 se perdieron 100.000 empresas Pymes en nuestro país. Creo que deberíamos reflexionar que como modelo de país, no podemos sustentarnos sólo en un modelo agroexportador neoliberal o en un modelo heterodoxo que no abarque proactivamente las necesidades del pequeño empresario, innovador y exportador que nuestro país tanto necesita para salir adelante.

Por Luis Toraldo

Buenos Aires, 4 de noviembre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Luis Toraldo

Especialista en Comercio Internacional

COMENTARIO CERRADO.