DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Lula y Dilma, dos grandes traidores

andres valentini

 

 

 

 

Desde el 2002 gobiernan Brasil. Con un discurso populista llegaron al poder. Nunca ganaron tanto las empresas privadas, en especial el sector financiero y construcción como en la década del PT (Partido de los trabajadores).

Durante ese periodo, los dirigentes políticos del PT, socios y la oposición junto con empresas privadas fueron cómplices del mayor saqueo económico ocurrido en la historia de Brasil, sobre la empresa Petrobras, contratos con constructoras y nombramientos de cargos (Brasil tiene 39 ministerios).

Durante su gestión, nada mejoro en la infraestructura, en educación primaria, y menos en los hospitales. En cuanto a aeropuertos, puertos, rutas, caminos nada mejoro, a pesar de concesionar rutas con peajes altísimos. En transporte público se hicieron ya hace un tiempo los metro-buses y el subte en algunas ciudades, como Sao Paulo pero el gran proyecto Tren bala Sao Paulo-Río solo quedo en anuncios.

En cuanto, energía, Brasil tiene una nafta carísima, no tiene red de gas (el faraónico anuncio de gasoducto Venezuela, Bolivia, Argentina y Brasil fue verso) la electricidad es carísima, los cortes son permanentes. El agua es un servicio deficiente en estados como San Pablo que es tan grande como toda la población de Argentina y encima es muy cara. Conclusión tampoco hubo inversión en los casi 4 periodos presidenciales del PT.

Mientras aumento el consumo, la venta de autos y construcción de viviendas, viajes dentro y fuera de Brasil generado por el crecimiento de la economía emergente desde el año 2003. Eso no fue obra del gobierno sino ciclos económicos de expansión y por los commodities. Lo que si fue obra y complicidad del gobierno son las tasas de interés que se aplicaron sobre la población tanto la banca estatal como privada, abusando de la usura, pues durante esos periodos las tasas activas se encuentran a niveles del 400 al 800% anual. En un pueblo con niveles muy bajos de información se fomenta el consumo en cuotas de 12 a 86 cuotas para comprar un electrodoméstico o irse de vacaciones con tasas usureras.

Para ganar la reelección de octubre de 2014, la compañera Dilma aposto al Mundial y al gasto público que incremento deliberadamente para generar un entorno favorable. No es la primera vez que se usa el futbol en política, aunque por culpa de los teutones no funciono, esa parte del plan.

Y ahora, hay que pagar la fiesta, Y Dilma aumenta impuestos sobre la población como es el impuesto CMPF que es un impuesto sobre cada movimiento bancario, tomando en cuenta que creció la bancarización en la última década, eso afectara a toda la población. Parece que estuviéramos en un cuento de Robin Hood y el comisario recaudador de impuestos es el gobierno sobre una población con poca educación, sin salud y endeudada. También reduce presupuesto en educación, salud, seguridad y cultura (como si no hiciera falta, menos mal que se dicen de izquierda).

En definitiva, estos años de la sexta potencia del mundo, Investment Grade, tasas internacionales bajas y precios de commodities altos no fueron aprovechados por el gobierno para beneficiar a sus gobernados, sino para enriquecimiento de los sectores políticos y empresarios que se asociaron con un fin común, el enriquecimiento sin límite.

Increíble para quienes profesaron durante toda su vida la defensa de los mas humildes, terminan ejecutando un plan de corrupción mas siniestro de la historia de Brasil.

Tema aparte, ni hablar sobre lo que hicieron con el Amazonas estos dirigentes izquierdistas.

Por Andrés Valentini

Buenos Aires, 17 de septiembre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Andrés Valentini

Andrés Valentini

Trabajó como Director Casa de Bolsa Patagon.com

COMENTARIO CERRADO.