DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Los inicios de Muñiz. Parte III. El asilo San José

victoria armoa

 

 

Lo que hoy parece cotidiano, como el tren, la Parroquia del Valle o el Colegio San José, es el fruto de innumerables sacrificios y luchas contra la adversidad que merecen ser recordadas.”

 

Dentro de la rica historia de la localidad de Muñiz, nos encontramos con una institución emblemática: el Asilo San José, hoy convertido en colegio.El largo camino recorrido en estos 125 años de vida será someramente reflejado en las líneas que siguen.

1. El comienzo de una gran obra.

Sor Camila Rolón fundó a fines del SXIX la Congregación religiosa Hermanas Bonaerenses de San José.Desde el 28 de enero de 1880 tuvo su primera casa en la localidad de Mercedes,sumándose unos años después otra sede en Rojas.Cuenta el profesor Munzón que Rosa,una de las compañeras de Camila,llegó en una oportunidad a una casa de un tal León Gallardo en la ciudad de Buenos Aires.El dueño de casa se encontraba preocupado ya que un capataz suyo había fallecido, dejando dos niños huérfanos y no hallaba un lugar adecuado para ellos.Al conocer que la misión de esta hermana estaba relacionada con el cuidado de la niñez desprotegida, no dudó en colaborar con el proyecto de la congregación.Les entregó los niños en custodia,saldó una deuda que la congregación tenía con el banco de la Provincia y  le prometió hacer construir un asilo con todas las comodidades que sirviera también de casa a la congregación.

En 1888 se comenzó con la construcción en tierras que la madre de Gallardo donó a tal fin, ubicadas enfrente de la Estación Muñiz.El edificio constaba de amplias salas para clases, dormitorios espaciosos, dependencias apropiadas para las hermanas,comedores,terreno para jardines y huerta y una hermosa capilla, con ricos ornamentos y hasta un órgano.El hogar se inauguró el 17 de marzo de 1889.

2. El monumento “A la caridad”.

Tres años después se inauguró el monumento “A la Caridad” que se encuentra en su frente.Fue donado por León Gallardo, quien era amante de las artes,especialmente de la escultura.Lo encargó al escultor italiano Juan Arduino, quien había realizado trabajos para el Congreso de la Nación y otros lugares de la ciudad de Buenos Aires.

Para realizar esta obra se compró un gran bloque de mármol de Carrara, que se desembarcó en el puerto y  se trasladó en tren hasta la estación Muñiz.Desde allí, la trasladaron con una plataforma de madera con rollizos como ruedas y tirada por diez bueyes hasta la casa que Gallardo le había mandado a construir en lo que hoy es Av.Perón 472 entre Alberdi y Azcuénaga.

La obra le demandó tres años. Primero hizo el modelo en yeso, basándose en una señora de Muñiz que concurrió junto a sus hijos a su estudio. Luego, realizó la obra final en mármol, la cual fue inaugurada en marzo de 1892, con la presencia del Presidente Carlos Pellegrini. Estas fueron algunas de sus palabras:

“Disminuir la miseria y el abandono, es combatir el vicio, es sostener la virtud, es defender la sociedad, es cumplir el fundamental deber de piedad cristiana impuesto por nuestra religión que operó la regeneración del mundo con el precepto del amor al prójimo.

3. Trayectoria solidaria.

Sor Camila Rolón jamás supo rechazar a nadie y  además de niños huérfanos se recibían mujeres jóvenes en busca de aprender las nociones básicas de lavado, costura,planchado entre otras cosas.También recorrió los barrios de la zona, brindado siempre ayuda a los más necesitados.

Durante el resto de su vida siguió fundando casas de protección y  caridad en todos los puntos del país.Se mencionan sus obras en Concordia,Pehuajó,Exaltación de la Cruz,Tucumán,Azul,Mendoza,Río Cuarto y Carhué.

El 16 de febrero de 1913 Camila falleció en Roma, luego de una larga vida de trabajo por el otro.Su cuerpo llegó al país unos días después,siendo la primera mujer velada en la Catedral de Buenos Aires.Sus restos fueron trasladados en tren hasta Muñiz,donde descansa próximo al altar de la Virgen del Carmen de la capilla del Asilo de Muñiz.

 4. Homenaje a un gran benefactor.

Correspondía también a León Gallardo ser honrado por su imprescindible colaboración para que la obra de Camila y  las demás hermanas pudiera hacerse realidad.Por tal razón, el intendente Ventura Coll concedió el 3 de marzo de 1895 el nombre de León Gallardo a la avenida que pasa por el frente del hogar.

Cien años después de la inauguración del monumento a la Caridad,la congregación de las Hermanas Pobres Bonaerenses solicitaron a la familia de León Gallardo que los restos descansaran en la capilla del asilo.El 27 de noviembre de 1992 se realizó una ceremonia en la los restos se llevaron al templo, los cuales descansan en una fosa cubierta del mismo mármol que la estatua que,un siglo atrás, había mandado a construir.

5.Una localidad con luz propia.

Desde sus inicios Muñiz se plantó de manera diferente en el escenario de la Historia. Personalidades únicas trabajaron incansablemente para que grandes sueños se hicieran realidad. Lo que hoy parece cotidiano, como el tren, la Parroquia del Valle o el Colegio San José, es el fruto de innumerables sacrificios y luchas contra la adversidad que merecen ser recordadas. Por eso,conocer la historia de estos lugares cercanos, familiares los hace especiales ya que, a través de la Historia, hasta una pequeña piedra cobra vida. Son esas pequeñas piedras de amor a la tierra que pueden derribar gigantes de desinterés, indiferencia y frialdad, volviéndonos a hacernos sentir parte.Parte de un legado de entrega que vale la pena continuar.

Victoria Armoa

Gran Buenos Aires, 2 de septiembre de 2014.

image_pdf

COMENTARIO CERRADO.