DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Las internas tan temidas

Analía Gonzalez

 

 

 

 

 

“No hay objetivos inalcanzables ni metas lejanas, el objetivo es el de cada día y la meta no es algo diferente del camino…” seguramente esa fue la principal premisa que enarbolaron los militantes y dirigentes que, desde una oposición constructiva y propositiva, estarían dispuestos a enfrentar al oficialismo, en las elecciones internas del Partido Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires, programadas para el próximo 6 de abril.

En efecto, todo indicaría que en apenas un mes las autoridades libremente elegidas por el voto del afiliado peronista porteño, estarían en condiciones de alumbrar un nuevo tiempo en la vida partidaria del distrito, tan lejano al oscurantismo como a la clausura impuesta desde la cima de un poder político absolutamente ajeno a sus contingencias.

De cara al suceso, la pregunta para ellos resulta casi una obviedad: “¿cuál es el principal deber de un militante frente a su partido? Muy simple, hacer que el partido sea lo que debe ser”. Eso. Sólo e invariablemente eso.

Sin embargo, durante los últimos años, generar esa conciencia del “deber ser” no ha sido tarea fácil para la militancia justicialista disgustada con la conducción de su partido en la ciudad.

Tal vez, porque mientras huía estremecidamentede su compromiso histórico, decidió que lo mejor era transferir roles intransferibles, delegar responsabilidades y echar culpas. O quizá porque se detuvo más de la cuenta en el diseño de otras plataformas políticas que jamás abandonaron la visión simplemente inmediatista, coyuntural o pasajera.

De una u otra forma, la militancia peronista porteña alejada del kirchnerismo, eligió deambular por fiestas artificiales incapaces de movilizar los ánimos más allá del día de alguna elección ni de recrear esa mística conmovedora como sólo el peronismo supo hacer alguna vez.

Pero, afortunadamente, como enseña Spinoza “todas las cosas quieren perseverar en su ser”… aún las ideas. Y el Justicialismo es también una idea del hombre, del espíritu y una representación del mundo.

De ahí la importancia de rescatar para los tiempos un Partido Justicialista que, en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, sea ejemplo de organicidad y estructuración, núcleo de pensamiento e indagación de los problemas de su pueblo, fermento intelectual que conjugue la reflexión con la acción, la convicción con el activismo.

El día 6 de abril miles de afiliados se acercarán a las urnas para dar testimonio de pertenencia, de esclarecimiento, de militancia incesante contra la confusión y la desidia oficial.

Sea cual fuere el resultado, le dirán con su voto a quien quiera saber, que pese a todo, no están perdidos ni desconcertados en medio del camino de la vida nacional, que son peronistas y como tal saben que conforman un ideal indestructible, un compromiso militante, una misión en la vida. Nada podrá desalentarnos, nada podrá dividirlos, nada podrá desesperarlos. Definitivamente, nada impedirá que ese día renazca en ellos la conciencia de lo que el partido -su partido- debe ser.

Por Analía Gonzalez.

Buenos Aires, 7 de marzo de 2014.

 

image_pdf
The following two tabs change content below.
Analia Gonzalez

Analia Gonzalez

Analia Gonzalez

Latest posts by Analia Gonzalez (see all)

COMENTARIO CERRADO.