DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La Semana 32 – Sin cambios a la vista

german gegenschatz

 

“La consolidación de dos escenarios desfavorables, el judicial interno y externo, más la encerrona de carecer de crédito externo como se deseaba, abre la pregunta de cómo será el tránsito del gobierno hacia el 2015.”

 

 

Desde Enero hasta el mundial transitamos un camino de ajuste enfocado al sector privado, vía devaluación y manejo de las paritarias por debajo de la inflación proyectada para este año.

Luego vino el mundial. Entre el 12 de junio y el 13 de julio, se sucedieron hechos políticamente decisivos. En esta etapa, quedó definido que el camino iniciado con los arreglos de los juicios del CIADI, la indemnización a Repsol y el pago al Club de París no serían suficientes para recuperar crédito, y varios eventos judiciales prometen mantener el tema de la corrupción en la primera plana, por mucho tiempo más.

Mientras veíamos el mundial.

Durante el mes del mundial, dos temas relevantes quedaron definidos: el fallo a favor de los holdouts dictado por el juez Griesa y el procesamiento de Boudou por la causa Ciccone.

El 17 de junio la Corte Suprema de Estados Unidos no acepta el caso de los holdouts, y así quedó firme y ejecutable el fallo del Juez Griesa. A partir de allí este tema dominó la agenda hasta ahora.

Sólo 9 días después, el 26/6, nos enteramos que Boudou fué procesado en la causa Ciccone.

Finalmente, y por efecto de la medida cautelar trabada por el Juez Griesa, el 30 de junio, quedaron impagos los Bonistas reestructurados en 2005 y 2010, pese a que Argentina depositó los 836 millones de dólares para cumplir.

Después del mundial.

El 15/7 Servini de Cubría decide procesar a José Ramón Granero, ex titular del SEDRONAR entre 2004 y 2011 y hombre de confianza de Néstor Kirchner, en la causa referida al tráfico de efedrina. El 17 de julio restituyen en su cargo al fiscal Campagnoli, quien avanzaba en la causa que investiga a Lázaro Báez, y el 30 de julio vence el plazo de gracia para el pago de la parte de la deuda reestructurada que ya venía impaga, dando comienzo al periodo de default selectivo de la deuda externa Argentina.

En cuanto al frente judicial creo que esta claro que las denuncias de corrupción seguirán avanzando y el gobierno ya no tiene forma de frenarlas. Todo parece indicar que estas causas seguirán luego del cambio de gobierno, de hecho esta nota se cierra en momentos que se informa un segundo procesamiento de Boudou.

En el tema económico, la respuesta a las malas noticias tratan de ser compensadas, inmediatamente después, con otras anunciadas por Cadena Nacional.

Esta mecánica la advertimos en nuestra nota de La Semana 6 de este año, y aún se mantiene. Por ejemplo: la cadena Nacional del 22/1 lanzó el plan PROGRESAR para compensar la devaluación hecha; la cadena del 4/2 la buena noticia fue el aumento de la jubilación mínima; la cadena del 23/6 lanzó el ProCreAuto, para compensar la mala noticia de que el fallo de Griesa quedaba firme y la fuerte caída del sector automotriz; la cadena del 31/7 anuncia una reforma a la ley de defensa del consumidor y un refinanciamiento de deudas provinciales para compensar la mala noticia del default selectivo; la cadena del 7/8 anuncia el plan Pro.Emple.Ar (ampliación del plan Progresar) para compensar la visible serie de suspensiones y despidos del sector industrial, también se relanzan los Certificados de Depósito para Inversión (Cedin), buscando reactivar el sector inmobiliario que está prácticamente parado por el cepo y se anuncia una línea de créditos subsidiada para renovación de colectivos.

La consolidación de dos escenarios desfavorables, el judicial interno y externo, más la encerrona de carecer de crédito externo como se deseaba, abre la pregunta de cómo será el tránsito del gobierno hacia el 2015.

Sin cambios a la vista.

Si damos una mirada panorámica podemos ver con claridad que:

– Los anuncios de las cadenas Nacionales que mencionamos no fueron suficientes para solucionar los problemas, produjeron un efecto más político y efímero que el económico y definitivo que buscan.

– Las medidas que se vienen adoptando significan o mayores gastos o mayores controles o ambos. Hasta ahora no hay anuncios que signifiquen reducir el déficit fiscal, cabe deducir que no se visualiza al déficit como parte del problema.

– La respuesta al default selectivo es acotado de parte de los mercados, hay una visión más bien positiva hacia el futuro. Es lo que concluimos de observar las cotizaciones de activos y bonos soberanos, los que tienen movimientos que cuando bajan no son los típicos de un default y cuando suben no superan los valores anteriores al 30/7.

Con la definición de los escenarios judiciales internos en contra, y con la certeza de que en principio no se obtendrán créditos externos antes de las elecciones del 2015, el dato es que el gobierno parece decidido a no cambiar sustancialmente su política, seguirá tratando de contener efectos negativos sin salir de lo que ya conocemos.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 8 de agosto de 2014.

 

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.