DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La semana 29 – Proveer sentido y contenido

german gegenschatz

 

Cuando arrecian las dificultades en el poder crece la tentación de la oposición de creer que con la crítica al gobierno alcanza para seducir y ganar, pero esta vez no es así.

 

 

 

Terminado el mundial la campaña hacia el 2015 se pone nuevamente en marcha.

El escenario ya no es el negado ajuste de los agitados días de enero y febrero. Ahora es el tiempo en que la recesión es visible, con una reapertura de los conflictos salariales y una verdadera maratón para no caer en default y obtener créditos.

Cuando arrecian las dificultades en el poder crece la tentación de la oposición de creer que con la crítica al gobierno alcanza para seducir y ganar, pero esta vez no es así.

Una mirada atenta del contexto nos dice que la demanda de cambio es mayoritaria pero no tonta. Esta vez se requiere más que críticas, un electorado curtido por las desilusiones y las mentiras necesita mucho mas para volver a creer.

La novedad de pagar la factura.

Vivimos la novedad de ver un gobierno que recibe la factura de su gestión con la anticipación suficiente como para tener que pagarla frente al electorado, y sin el apoyo de movimientos destituyentes salvadores de ninguna clase.

Esta situación hace que el Kirchnerismo haga campaña hacia el 2015 sosteniendo con una mano la estantería que se le viene encima, y con la otra tratando de frenar a Scioli, verdadero salvavidas de esa parte del Peronismo arrepentido de haber sido tan generoso con el núcleo instalado en el poder a partir del 2011.

Randazzo y Urribarri no logran definir a su favor la interna del Frente para la Victoria, y tampoco seducen a la sociedad. En definitiva sigue siendo Scioli el salvador de unos y el trago amargo de otros, imprescindible para mantener una masa de votantes nada despreciable.

Muchos ya están viendo que en medio de la recesión, con inflación e inseguridad, con juicios de corrupción que avanzan, Scioli es el único activo electoral que sobrevive milagrosamente atractivo.

UNEN y el PRO.

Los candidatos posibles para presidente de UNEN no son competitivos como Massa o Scioli. Tampoco están en alza como Macri.

UNEN se debate entre los egos y el revivir un progresismo que ya suena a discurso viejo. Por ahora el acierto de UNEN es no separarse, este es su activo visible.

Macri está creciendo, pero pensar que esto indique que es mejor seguir solo que sumar a UNEN no parece ser un acierto frente a un electorado que, golpeado por los hechos, puede estar dispuesto a asumir riesgos dejando muchos pruritos de lado.

El Frente Renovador.

Massa sigue en carrera, es la plataforma de los descontentos de casi todos los orígenes. Mantenerse encarnando un cambio innovador y una acción eficiente. Esa conexión con el votante que le dio el triunfo el año pasado, es difícil de mantener. La estrategia de sumar transversalmente parece que irá en aumento.

Le juega a favor que la realidad no le da respiro al gobierno y que complica el avance de Scioli, que UNEN no da en la tecla y que Macri arrancó de bastante más atrás.

Lo cierto es que hoy va adelante, por una cabeza.

Proveer sentido y contenido.

La lucha contra Clarín ha borrado los límites que permitían diferenciar entre la información y la opinión. Los medios están heridos en su credibilidad, la militancia redujo al debate a un mero ejercicio semántico. La intervención del INDEC dejó a los condidatos sin datos creíbles sobre los cuales fundar opinión o formular proyectos.

Pese a todas las dificultades que vivimos, ciudadanos y dirigentes han mantenido la mesura necesaria para no tirar por la borda de los excesos 30 años de perseverancia buscando mejorar en paz y democracia, aún cuando se ha llegado al límite en varias ocasiones.

Las dificultades del gobierno y UNEN están en el déficit en materia de gestión, los resultados o no los ayudan o no los tienen. Macri y Massa parecen tener mejor artillería de gestión para mostrar, pero el PRO evidencia que hace su primer experiencia a cada paso, y el Frente Renovador tiene la limitación de no estar a cargo de un ejecutivo visible a nivel nacional.

En la carrera al 2015 habrá que proveer de un sentido al discurso y de contenido a las propuestas. Será necesario explicar hacia donde se quiere caminar, como se va a lograr lo que se promete y demostrar que se está en condiciones de gobernar exitosamente.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 18 de julio de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.