DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La Semana 26- La salida es decirnos la verdad

german gegenschatz

 

“Sería bueno que empecemos a decirnos la verdad, a poner el esfuerzo en lograr una comunidad focalizada en solucionar los problemas de cada día de la mejor manera…”

 

Hemos escuchado mucho sobre fondos buitre esta semana. Algunos hacen leña y se regodean en los errores del gobierno como si estarían exentos de pagar las consecuencias, otros defienden la gestión oficial sin admitir otra culpa que la ajena y sin otra esperanza que el milagro salvador.

Interín se desarrolla el intento más descarnado jamás realizado desde 1983 por un Poder Ejecutivo, para disciplinar fiscales y garantizarse impunidad con el enjuiciamiento de Campagnoli. Y en sentido contrario desde el Poder Judicial se actúa para juzgar la corrupción en el caso Boudou.

En medio de este torbellino vamos viendo que hay bajo la superficie de los discursos, tanto del gobierno como de quienes se presentan como su alternativa. Deuda y corrupción son los temas que más están siendo esclarecidos frente a la opinión pública.

Aumento de deuda con cambio de acreedor.

La crisis de estos días nos muestra que la supuesta quita a los acreedores reestructurados no fue tal, y que indudablemente hemos pagado de más a esos acreedores al abonar cupones de PBI cuando, en realidad, lo que crecía en el país no era el PBI sino la mentira.

Sabemos que el supuesto desendeudamiento no fue tal. En realidad la deuda total de la Nación y las Provincias expresada en pesos y en dólares ha aumentado. Lo que se hizo es cambiar de acreedor y de jurisdicción. Ahora en vez de pedir préstamos al exterior lo hicimos al interior, y buena parte de la deuda se discute ante nuestros jueces.

Los nuevos acreedores son fundamentalmente la ANSES y al BCRA, es decir que ahora los acreedores del estado son los más débiles, los jubilados actuales y futuros a quienes debe pagar el ANSES conforme dice la ley y que no lo hace, y también somos todos nosotros, acreedores de una estabilidad monetaria que debe garantizar el BCRA y que tampoco lo está haciendo.

El otro cambio es la jurisdicción, es decir que jueces argentinos deciden cuando el estado no paga la deuda interna. En los casos de jubilaciones los que pueden dictar sentencia contra la ANSES para que pague lo que debe a los jubilados. Ahí tenemos los jueces Luis Herrero y Emilio Fernández enfrentando el juicio político por condenar al ANSES a pagar a los jubilados lo que se les debe según la ley.

Contra la inflación no hay jueces, aquí el tema es más difícil aún, quizás el voto sea la herramienta más eficaz en manos de la ciudadanía. No votar a quien durante su gestión generó o no soluciona la inflación.

Como ya lo estamos viviendo el nuevo sistema de endeudamiento interno se paga con jubilaciones de hambre y con impuesto inflacionario ampliado con paritarias pactadas por debajo de la inflación.

Impunidad o juicio y castigo.

La ciudadanía accede en vivo y en directo al juzgamiento de funcionarios durante la vigencia de sus cargos. Lo primero que vemos es que cuando se juzga a funcionarios en el poder hay tres terrenos en los que se da la pelea: en el de las leyes, el de los jueces y fiscales y en los juicios.

En cuanto a las leyes a aplicar a quienes son funcionarios se ha intentado una especie de amnistía a favor del funcionario público en la reforma del código civil, que por ahora no ha logrado sanción del congreso, pero que intentaba quitar la responsabilidad del estado por los daños que ocasiona a los ciudadanos por sus actos.

La justicia es independiente del Poder  Ejecutivo según la ley, sin embargo se puede colonizar con jueces que obedezcan al Presidente, esto último es lo que se intenta hacer, y se logra en buena medida, especialmente en cuestiones de naturaleza penal. La otra forma es dominando los fiscales, ahí están todos los movimientos que hemos visto últimamente  de los cuales el juzgamiento de Campagnoli es solo la etapa más vergonzante de esta lucha por la impunidad desplegada por el Poder Ejecutivo.

Por último están los juicios, en cada trámite estarán las partes, los jueces y fiscales en el juzgamiento de temas de corrupción que, por el momento, de aproximadamente 200 casos solo han prosperado el 3% de ellos.

Por primera vez, desde 1983 vemos un poder judicial interviniendo en temas de corrupción contra funcionarios públicos de primer nivel que están ejerciendo sus funciones. La lucha por la impunidad pone al desnudo las fragilidades del Poder Judicial y la impudicia del poder político a la hora de luchar por sus intereses más inconfesables.

Si nos decimos la verdad hay salida.

Viendo lo que hemos comentado, más otros temas como el ajuste negado pero realizado, la inflación silenciada pero que se hace escuchar, los precios cuidados pero que siguen subiendo, quizás todo se puede simplificar con viejo dicho de que la verdad se impone tarde o temprano, pero resulta que nos sorprende como si nos hubiese sucedido algo nuevo. Las personas tampoco son nuevas, quienes critican hoy gobernaron ayer, quienes gobiernan hoy gobernaron ayer y también fueron críticos de otros gobiernos.

Hemos tenido muchas dificultades como para no aprender algo de ellas. Es tiempo de abandonar la soberbia de querer tener razón aún ante la evidencia del fracaso. Dedicarse a la lucha de facción nos puso en un laberinto sin salida ni futuro.

Sería bueno que empecemos a decirnos la verdad, a poner el esfuerzo en lograr una comunidad focalizada en solucionar los problemas de cada día de la mejor manera, con la humildad perseverante de todo trabajador, sabiendo que un mundo en constante movimiento y de complejidad creciente demanda dirigentes con la humildad necesaria para admitir errores y cambiar.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 27 de junio de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.