DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La Semana 17 – Estrategias definidas y sorpresas pendientes

german gegenschatz

 

 

 

Todos los aspirantes a la presidencia en 2015 ya han hecho explícitas sus estrategias, a algunas estructuras les falta decidir los candidatos y algunos de éstos buscan encontrar estructuras, pero las fortalezas y debilidades están a la vista. Esto no significa que no pueda haber sorpresas que reconfiguren el escenario.

Frente para la Victoria.

Le quedó largo el periodo en el poder y tuvo que encarar un ajuste ortodoxo que pone en cuestión el acierto de su pasado en materia económica por lo menos. El 2015 para el Kirchnerismo es preparar la mudanza a los órganos legislativos que proveen impunidad y tiempo para el reciclado, esto supone que han aceptado la realidad de que el 2015 no es para ellos.

Saben también que carecen de candidatos propios competitivos, y que la lealtad de Scioli no llega a entregarle la lista de diputados de la provincia, ni una vicepresidencia o un gobernador de la Provincia de Buenos Aires que termine condicionándolo.

Parece que el aprendizaje de Boudou sirvió para que, en esta instancia, se lancen candidatos a la sociedad a ver como andan y sobre esa base decidir. Esto es lo que esta sucediendo con Capitanich, Urribarri y Randazzo, están lanzados a ver cómo miden para quedarse con el que perderá por menos.

Como ya hemos visto sólo 9 distritos provinciales unieron sus elecciones locales a las nacionales en el 2011, pero entre ellas está la Provincia de Buenos Aires. Esto torna necesario para el gobierno tener lo mejor como candidato a gobernador para condicionar al próximo gobierno que viene y para sumar diputados. No hay que descartar que la Presidente sea candidata en ese distrito.

Scioli es el único candidato que se reconoce parte fundante del Kirchnerismo y que se mantiene competitivo en las encuestas para presidente en el 2015. Su estrategia esta dirigida a sumar a su buena imágen el armado de una estructura nacional, para eso busca el apoyo de los gobernadores del PJ.

De alguna manera Scioli representa la posibilidad de cambiar políticas del gobierno pero con los mismos actores del PJ que hoy están en el poder, es decir algunos cambios en la obra de teatro con pocos cambios en el elenco actoral.

Frente Renovador.

Massa busca un armado nacional seduciendo concejales, intendentes y candidatos a gobernadores entre los sectores más críticos con el gobierno, sean estos del PJ, de la UCR o de partidos vecinales.

Es el portador de una propuesta con mayores cambios. Tiene una visión muy diferente del gobierno y una idea de gestión más profesionalizada que la desarrollada hasta ahora por cualquier sector político que haya pasado por el poder.

En este sentido representa una doble amenaza para muchos líderes actuales del PJ que están en el poder, la lógica generacional que dinamiza reemplazos y otra más importante que va en el mismo sentido, y es que Massa apunta a un gobierno para todos pero con los propios.

Su agenda de cambios alcanza a los dirigentes actuales y condiciona a los futuros con una matriz de pensamiento y de gestión que hasta hoy no ha existido a nivel nacional, y con iniciativas institucionales que buscan terminar con las re-reelecciones eternas en niveles de intendencias y para arriba.

Massa no tiene ni los límites ni las ventajas de estar en un gobierno local, por ahora viene manteniéndose gracias a los permanentes errores del gobierno Nacional, en el interín su campaña apunta a fortalecer y multiplicar su estructura.

Frente Amplio UNEN.

UNEN nació como una fuerza progresista que enfrentaba la difícil tarea de quitarle el progresismo al kirchnerismo y reencarnarlo en personas serias y honestas, como cuando la Alianza pretendió seguir con la convertibilidad del Menemismo pero con gente seria y honesta. La Alianza logró reencarnar la convertibilidad pero esto no fue suficiente y fracasó.

Carrió piensa que no es cuestión de reencarnar el progresismo, de vestir otra gente con la misma idea. Va más profundo y propone una unión en torno a volver a la legalidad y honestidad en la gestión de gobierno, al respeto a la propiedad privada, a recuperar la libertad de expresión. Esto se está discutiendo, una nueva apertura sobre bases más amplias. De aquí que parte del radicalismo y Carrió creen que Macri pasa la prueba de calidad democrática que plantean.

De todas formas UNEN ya tiene figuras para ser candidatos a presidente, pero no tiene hoy una figura que les garantice entrar en el ballotage y luego ganar contra Scioli o contra Massa. Buscan entonces sumar al Macrismo para aumentar masa crítica y quitar competitividad a Massa.

PRO.

El PRO es Macri. Ni los más optimistas pueden pensar seriamente que puede llegar a presidente sólo con el PRO. En el escenario general de hoy es un cabo suelto, que creo que permanecerá así hasta los últimos días antes de los cierres de alianzas, en todo caso ahí verá que hacer.

Macri carece de estructura que viabilice su proyecto y que a la vez le provea de sustentabilidad a un eventual gobierno, ambas cosas serán valoradas por sus potenciales votantes. El sabe que esas carencias en buena medida las puede minimizar acordando con UNEN, pero conoce su costo en términos de libertad de nombramientos y de decisión política.

Sorpresas pendientes.

No hay jugada económica ni política que pueda salvar al gobierno, puede lograr un aterrizaje suave e inclusive ayuda para lograrlo, pero es prácticamente imposible que recupere la credibilidad perdida, parece tener el boleto picado. Pero tampoco hay una propuesta específica que pueda por sí sola encumbrar al nuevo presidente, aquí hay final abierto.

La jugada ganadora es puramente política y tiene que ver con la capacidad de mostrar innovación sustentable. El electorado demanda cambios y va a inclinarse entre lo nuevo que se le proponga. Una parte relevante del electorado esta cansada de las palabras, de los hechos y de los protagonistas. Ésto obliga a la política a resignificar los hechos y a cambiar los protagonistas.

Massa es un protagonista de perfil renovado y con nuevos contenidos que irrumpió en el escenario, hoy encabeza todas las mediciones justamente por esto. No hay tiempo para construir estructuras nuevas pero si para proveerlas de candidatos y contenidos que las potencien. Todavía hay tiempo para una movida estratégica que reconfigure el escenario sobre el cual se mueven los candidatos, puede haber sorpresas en la medida que las estructuras se dispongan a recibirlos.

Una sorpresa probable puede ser Ricardo Lorenzetti que, depende dónde se ubique, puede reconfigurar el escenario. Es un juez muy conocido y hace años viene dando definiciones que están mas cerca de un presidente de la Nación que de la Corte Suprema de Justicia, y esta a disposición de cualquier fuerza política distinta al Kirchnerismo. ¿Qué pasaría si alguna estructura lo lanza como candidato?.

Las estrategias y escenarios están definidos, hasta que las sorpresas se hagan presentes.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 25 de abril de 2014.

 

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.