DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La Semana 12 – Resolver conflictos o solucionar problemas

german gegenschatz

 

 

 

 

La crisis de las policías de diciembre 2013 anticiparon las paritarias de este año y provocaron un cambio de escenario, ambas cosas las fuimos adelantando en la Semana 50 y la 9. La paritaria en curso esta muy lejos de distribuir ganancias devengadas y futuras, más bien es una paritaria distributiva de la devaluación realizada y de la inflación proyectada.

Que pretenden las partes

En las paritarias del sector público (docentes-empleados públicos) el estado en general (la nación, las provincias y los municipios) buscan que el impacto de las paritarias no se consuma las ganancias que las arcas públicas obtuvieron con la devaluación, quieren que no se vaya en salarios lo recaudado vía impuesto inflacionario.

Para lograrlo se necesita que la paritaria cierre en porcentajes menores que la inflación. Se estima que un 30% de aumento en las paritarias sería un empate, por esto puja por lograr una paritaria por debajo del 30% para que el salario del sector público aporte al ajuste.

Es que así como el trabajo en negro es la flexibilización laboral de facto, la devaluación y su gemela la inflación es el ajuste salarial de facto. Los salarios de los trabajadores no tendrían porque ser parte del ajuste, esto es lo que esta presente en la mesa de negociaciones, y aquí no hay 2 ni 3 ni 4 CGT o CTA, los trabajadores sindicalizados –todos- pretenden por lo menos empatar y mantener el poder de compra del salario, y esto esta bien.

El estado pagaría –en principio- con emisión monetaria una suba de salarios superior a la recaudación, y el sector empresario lo haría vía aumento de precios cuando esa suba de salarios no pude pagarse con productividad mayor o ganancias del sector. Y es aquí donde el gobierno quiere también que el sector privado sea un aliado a la hora de ajustar salarios, hemos visto que han juntado a la UIA en la Casa Rosada y los han impuesto al respecto.

Esta encerrona donde todo parece no tener salida y presionar hacia arriba a la inflación es fruto de un déficit fiscal cuyo tratamiento parece estar postergado hasta el fin de las paritarias, y lo que se haga al respecto tendrá que ver con el resultado de la paritaria.

Una mirada diferente

Un joven politólogo, con evidente agudeza, me dijo: cuando se le pide a los maestros que dejen el paro y vuelvan al aula porque los chicos pierden clases y los padres no los pueden tener en casa, es como cuando al chico se le pregunta a quien quiere más si a su madre o a su padre.

Y tiene razón, la pregunta encierra una trampa destructiva. El niño quiere a su madre y a su padre juntos y en armonía, ambos son necesarios porque es la familia, el conjunto, lo mejor para ese niño.

Podríamos mirar y comprender el reclamo y el paro docente con una óptica similar. Es que así como no hay familia saludable sin armonía entre padres e hijos, tampoco hay educación de calidad sin maestros y escuelas, con más los alumnos y sus familias, todo en armonía, la educación es el conjunto del cual el docente y su salario son una parte.

Esto de exigir a una parte que se inmole por las demás partes de un conjunto que es la educación, no es armonizar o solucionar un problema sino que destruye al conjunto de la educación empezando por esa parte, el docente y su salario. Y así se comienza un camino dónde será destruido primero el salario docente poniendo padres y niños contra docentes, y luego el salario familiar con la inflación, y luego las instituciones educativas con la desinversión y podemos seguir.

De resolver conflictos a solucionar problemas

Inclinando la balanza política a favor o en contra de una parte se puede resolver un conflicto, entonces así alguien pierde y alguien gana, para este “resolver” un conflicto la política se transforma en guerra, no hay que buscar razones sino aliados para ganarla, se requiere la división y enfrentamientos que nos den la victoria, esto ya lo conocemos.

Otro camino es solucionar el problema, aquí el conflicto es la manifestación del problema, y el objetivo deja de ser resolver el conflicto y es “solucionar” el problema, y para este “solucionar” el problema la política deviene en un arte que organiza la comunidad y reconstruye la armonía donde surgió el conflicto. Como comunidad podemos empezar observar bien para ir viendo desde ya quienes estan enfocados y capacitados para solucionar nuestros problemas, y recordarlo cada vez que tengamos que elegir representantes.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 21 de marzo de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.