DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La Semana 10 – Fin de la Inocencia

german gegenschatz

 

La pausa en el temporal de enero y febrero nos empieza a mostrar sus efectos más profundos, podemos ver y resignificar sus hechos mas relevantes.

Los hechos

Repasando hechos indiscutidos vemos que hay un respiro en la espiral de suba del dólar, una desaceleración de la fuga de divisas, y que la inflación sigue su curso pese a los (ya actualizados) precios cuidados.

Verificamos que no resulta positiva la inflación para la economía en su conjunto, lo vemos en la caída de la actividad industrial, la altísima conflictividad de las paritarias, la caída del poder de compra de los salarios y la angustia que sentimos al no saber donde termina todo esto.

El proyecto de reforma del código penal se lanza en medio de la necesidad de control del escenario económico, con un índice de inflación de febrero alto por difundir, y así puede verse este lanzamiento como una maniobra más de distracción de la atención pública, en realidad mejor pensar que no es en serio lo que allí se propone.

En el lunes de carnaval Massa puso a todo el arco político en su contra, fue un logro político de proporciones. La reforma del código penal marcó una línea divisoria que, resumiendo, opuso a la “Cultura del Delito” que promueve la reforma una “Cultura del Trabajo”. El relajamiento de penas y la abolición de la reincidencia como agravante dejó de ser una cuestión neutra, y mucho menos positiva. Ambas cuestiones se visualizaron como herramientas negativas y destructivas ya no de la seguridad, sino más bien destructivas de una Cultura del Trabajo que se ve presente en la demanda de seguridad.

Y qué dicen los hechos?

Es de una cronología irrefutable que las condenadas actitudes especulativas, la presencia del desabastecimiento, la suba de los precios y la huida de las personas del peso al Dólar son hechos posteriores a la inflación. Razonando desde esta realidad corresponde ubicar estas indeseadas conductas más entre los efectos que dentro de las causas de la inflación. Entonces la inflación tiene otros culpables, otras causas. Que estas conductas condenables pueden agravar los efectos de la inflación no se discute, pero tampoco la originan.

Es de cronología irrefutable también que la emisión monetaria realizada deliberadamente para activar el consumo con mas la generación de déficit fiscal son dos aspectos de manejo exclusivo del gobierno, y que ambas decisiones no son neutras en la cadena de causas y permanencia de la inflación. Estas decisiones las encontramos en el origen y no en los efectos de la inflación, son anteriores a la inflación y se mantienen hoy junto con la inflación que generan, haciendo sinergia, alimentándose recíprocamente. Entonces se puede concluir que la gestión económica del gobierno esta ubicada entre las causas centrales y originarias de la inflación y de su permanencia.

Es torpe criminalizar la pobreza y es suicida descriminalizar el delito, y es en este último sentido que va la reforma penal promovida por todas las personas y sectores firmantes del documento dado a conocer.

Quedó claro que apoyar la reforma es sostener que: se pueden disminuir crímenes reconociendo en la ley penal que cometer varios delitos no merece una sanción mayor, que liberar de la cárcel a delincuentes es un ejemplo que disuade al resto de seguir delinquiendo, que disminuir las penas desalienta la realización de aquellos delitos cuyas penas sean reducidas. Claramente la ciudadanía no razona la inseguridad de esta forma, no se imagina que este proyecto de reforma penal va a solucionar el problema de la inseguridad, la inmensa mayoría de la ciudadanía camina por el carril opuesto.

Fin de la inocencia

30 años de Democracia nos enseñaron que las decisiones políticas no son neutras, que si se hace algo que no queremos o no se hace lo que deseamos o no se corrigen los errores no es por torpeza ni ignorancia. Sabemos que se hace y se deja de hacer con toda la intención, deliberadamente.

La inflación no es un misterio para nuestro país, ni para los economistas, ni para la política, ni mucho menos para los ciudadanos. No hay inflación que suceda sin querer, sin beneficiarios ni perjudicados.

La demanda de seguridad no es plantada por nadie en particular, es genuina, es un reflejo cultural, se quiere trabajar y vivir en paz, no existe demanda de seguridad para poder delinquir en paz y salir enriquecido e impune a costa del que trabaja. Sabemos que la inseguridad no es neutra y la reforma del código penal tampoco, aquí también hay responsables y beneficiarios.

La condena social masiva a la inflación cosechada en octubre de 2013 y el hecho de que en 72 hs. Massa, por oponerse a la reforma penal, pasó de cosechar la condena de todo el arco político a ver como quienes lo atacaron el lunes pasaron a arrugar el jueves es síndrome de lo mismo, vivimos un saludable fin de la inocencia, las palabras bellas pierden efectividad, los hechos toman protagonismo, hay aprendizajes que se están consolidando y transformando en exigencias ineludibles.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 7 de marzo de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.