DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La encrucijada europea

nicolas camusso

 

 

 

 

La Unión Europea se encuentra actualmente encarando ciertos desafíos que, en buena medida testean el grado de vocación a la integridad dentro de las distintas dirigencias políticas de los países miembro. Todos los Estados coinciden con los problemas, pero no con las soluciones. Dentro de las instituciones de la Unión se aboga por una solución “europea” pero estas en general no tienen un consenso unánime. Sumado a la crisis económica iniciada en 2008 que todavía no se ha superado, desde el año pasado el miedo empezó a expandirse dentro de Europa: miedo a que el oso ruso muestre sus dientes por el este, y desde este año, miedo al grexit, miedo al migrante que, con un bagaje cultural distinto al de occidente, busca refugio y el miedo generalizado al terrorismo islámico. El miedo puede ser útil para cierta parte de la dirigencia política y partidos políticos que compiten por el poder. El miedo puede ser útil para unir a la sociedad contra el temor común. Pero el miedo también puede destruir gran parte de los avances que la Europa de la posguerra ha logrado. El miedo ha arraigado en las sociedades europeas que empiezan a ver con mayores simpatías a partidos o movimientos que son profundamente xenófobos y en su mayoría contrarios en su discurso al proceso de integración de la Unión Europea. Este fin de año observamos cómo a raíz de la crisis de refugiados y luego tras los últimos atentados en París cada país europeo reforzó el control de sus fronteras. Finalmente el miedo busca condicionar el margen de maniobra de los gobiernos con el dilema entre seguridad y libertad.

Curiosamente, es en este contexto de miedo donde la Unión Europea hace la vista gorda al retroceso del respeto a los derechos humanos por parte de Ankara. El acercamiento con Turquía ha recobrado dinamismo a partir de la necesidad del bloque de contar con el favor de Erdogan de contener los dos millones de refugiados que están en su territorio. La libertad política y de expresión de parte de la oposición turca pasará a debatirse en otro momento, hoy las prioridades pasan por la seguridad del continente.

Finalizando 2015 no parece que vaya a modificarse el escenario de seguridad en Europa. Rodeada de incertidumbre, el 2016 tendrá a priori como aliciente adicional unas arduas negociaciones con Reino Unido sobre su permanencia en la Unión. La cuestión del Brexit[1] medirá la voluntad de las partes de mantener la comunidad y principalmente qué tipo de Unión se quiere. Por lo pronto el estado de alerta se mantiene, y como dijo Manuel Valls, Primer Ministro francés, por estos días en un mensaje hacia Europa: “La crisis de los refugiados y la de seguridad enfrentan a Europa con su destino”.

Por Nicolás María Camusso

Buenos Aires, 1 de diciembre de 2015

[1] Brexit: abreviación de Brittish exit. El termino fue acuñado a modo de identificación con Grexit, que refería al Greek exit. Ambos conceptos se encuentran vinculados con la potencial salida de estos Estados de la Unión Europea: Grecia por la cuestión de la crisis económica que devino en una cuestión regional con la negociación de la deuda griega durante este 2015; en el caso del Reino Unido el concepto Brexit refiere a una potencial salida del Estado británico en caso de que gané la opción por el abandono al bloque comunitario europeo en el referéndum que se celebrará en algún momento de 2016 o más tardar 2017.

 

image_pdf
The following two tabs change content below.
Nicolás María Camusso

Nicolás María Camusso

Licenciado en Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) Maestrando en la Escuela de Defensa Nacional (EDENA).
Nicolás María Camusso

Latest posts by Nicolás María Camusso (see all)

COMENTARIO CERRADO.