DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

La anti-ciudad PRO

Jpeg

 

 

“el PRO tiene como única y necesaria bandera ‘ideológica’ el consumo, cualquiera éste sea y de lo que sea, porque todos los colectivos de la obra pública lo dejan bien parado para morder”

 

A esta altura de los acontecimientos -qué duda cabe- el PRO ya reluce tan nefasto y enemigo mío, como el enemigo k, pero a diferencia del kirchnerismo, el PRO no manifiesta expresamente su concepción subversiva de la realidad. Su estrategia en este plano es concebida muy diferente. La pútrida politiquería orientada al robo más descarado, el PRO la enmascara con globos de colores, serpentinas y sonrisas. Como necesaria consecuencia de ésto, la destrucción de la Capital Federal y la creación de la anti-Ciudad de Bs.As., es la materialización conceptual de esa matriz ideológica orientada a personas, que, según ellos, solo quieren ‘vivir mejor’.

El PRO no es un partido político, el PRO es un ‘rápido’ administrador de consorcios que llegó a manejar el presupuesto más jugoso del país por obra y por gracia del acelerado proceso de descerebración que viene sufriendo una gran parte de la sociedad. Con esa concepción ‘administradora de consorcios’  maneja y realiza la política con el único objetivo de lograr que sus ingenuos consorcistas -ciudadanos devenidos en tontos y manejables consumidores- le pidan obras innecesarias pero siempre costosas,  para ‘vivir mejor’.

Quién no sabe que el administrador de nuestro edificio está contento y feliz como perro con dos colas, cuando la Sra. del 4to. ‘A’ se pelea con el vecino del 2do. ‘C’ porque aquella quiere espejos en la planta baja y éste revestir con mármol, nunca falta entonces que el vecino del 7mo. H para no ser menos pida maseteros y -por qué no- gargantas con luces ‘leds’ porque aunque son más caras, a la larga se pagan solas porque consumen menos. El administrador da saltos de alegría pensando en la futura mordida. Sin obras no hay presupuestos y sin presupuestos no hay cometa, así de fácil.

Y así las cosas, el PRO tiene como única y necesaria bandera ‘ideológica’ el consumo, cualquiera éste sea y de lo que sea, porque todos los colectivos de la obra pública lo dejan bien parado para morder, por eso y para eso encaminan todas sus costosísimas, demoledoras y berretas obras de infraestructura urbana, obras que nadie pide y que muy hábilmente logran poner como prioridad en la agenda de la ‘gente’, así pululan plazas con WiFi en donde nadie puede desplegar una simple tablet porque será inmediatamente robado, estaciones de subterráneos coloridas y musicales, con pantallas táctiles que casi nunca funcionan, en donde podés cargar el celular, pero donde el subte en realidad no funciona o cuando viene no te podés subir porque viene atestado de gente que ‘vive mejor’, una ciudad donde todo es ‘gratis’ pero casi nada funciona como corresponde, con hospitales desguazados, y cuántas, cuántas cosas más que cansa enumerar. Todo verso, verso del peor, eso si, todo el día, en donde estés, la cara de Larreta con su mentirosa sonrisa te dice que todo lo hacen por vos, para que puedas ‘vivir mejor’ y de paso ser feliz.

Por Eduardo Abrevaya

Buenos Aires, 8 de marzo de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Eduardo Abrevaya

Eduardo Abrevaya

Abogado, Computador Científico. Especialista en Derecho de la alta tecnología. Docente Universidad Siglo XXI
Eduardo Abrevaya

Latest posts by Eduardo Abrevaya (see all)

COMENTARIO CERRADO.