DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Imperialismo Porteño

victoria armoa

 

 

Se sabe que una parte importante y fundacional de la cultura “argentina” encuentra sus referentes en las flamantes naciones europeas surgidas a lo largo del S. XIX. Lo interesante es que así como la Argentina nació mirándose en el espejo de Europa, algo parecido sucedió también entre el Interior y la ciudad de Buenos Aires.

No es sorpresa para nadie el hecho que la “reina del Plata” proyectó desde sus inicios  una imagen ideal y sobredimensionada. Se presentó a sí misma como la cuna de la cultura, de la luces, del progreso. Se constituyó en el modelo que deberían aspirar a imitar el resto de las provincias. Esa meca a la cual parecía ser necesario llegar aunque sea una vez en la vida.

Si fuera solo una propuesta nacional, la idea de una Ciudad Modelo no sería un problema. Lo complicado comienza cuando se pretende imponerla como la única forma posible. De esta forma,la relación entre Buenos Aires y el Interior termina siendo un modelo a pequeña escala de la relación que nuestra nación tendrá con el “Viejo Continente”. Me atrevo a decir, por lo tanto, que se trata, por más extraño que esto suene, de un Intraimperialismo, por lo menos a nivel cultural.

Esta relación, iniciada en los albores del Virreinato del Río de la Plata, tendrá sus secuelas durante los siglos posteriores.Incluso llegarán hasta nuestros días. Las imágenes que se muestran al exterior siempre incluyen al obelisco, el tango, la nostalgia de una ciudad casi Europea. Muchas veces, lamentablemente, solo eso.

Este efecto también se puede notar en el contenido de los medios de comunicación que se dicen nacionales pero que ocupan casi la totalidad de su tiempo en hablar de lo que sucede en Buenos Aires. O los contenidos curriculares de Historia que dejan poco margen para tratar temas más significativos para los estudiantes, como por ejemplo su Historia Local. Todo esto trae como consecuencia un reforzamiento del predominio cultural porteño.

Hoy, a casi doscientos años de los fuertes debates en torno al centralismo de Buenos Aires, la cuestión sigue vigente. Esta vigencia hace necesario repensar nuevamente que entendemos por federalismo y como se plasma en la realidad del día a día. Tal vez esta reflexión nos lleve a descubrir que la Argentina se encuentra  aún más segmentada de lo que imaginábamos.

image_pdf

COMENTARIO CERRADO.