DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

FPV: improvisando sobre la marcha

german gegenschatz

 

 

 

 

El FPV tuvo al peronismo como su fuerza gravitante. Junto con el peronismo, conviven una serie de movimientos sociales y grupos intelectuales y de los otros. En este rejunte la familia Kirchner siempre lideró, y para ello priorizó diferentes grupos dentro de ese frente, y por el poder de los recursos, se mantuvo repartiendo, mientras hubo.

El FPV esta en etapa de sucesión y el peronismo, que fue menos gravitante desde el 2011, puso el candidato –Scioli- y la estructura –gobernaciones e intendencias-. Simplificando las cosas, el peronismo esta pasando por una experiencia nueva, la de un partido de poder sumergido en un frente que intenta, por primera vez, un pase de posta sin intervalos, y resulta que esta comprobando que el liderazgo no nace del mismo oficialismo, sino más bien que surge de la confrontación. Mucho peronismo lo entendió bien, y hace tiempo que enfrenta al FPV como colectivo liderado por los Kirchner, o bien guarda una distancia razonable.

Scioli quiere tomar la posta del FPV, jugó por adentro, apostó a la sumisión para ser ungido y lo logró, pero se enfrenta a una campaña electoral donde se complica ser presidente por omisión, sin decir claramente algo, sin decidir casi nada libremente. No estamos en el 2007 ni el 2011, y en ese juego de póker dónde te elijo todo para dominarte, y del otro lado acepto todo lo que me pongas porque después mando yo, ambos se equivocaron, parece que los resguardos aceptados estan frustrando los objetivos perseguidos.

Como las cosas no estaban tan bien como se pensaba, los resultados no se vienen dando tal y como se planearon. Y hoy el Kirchnerismo, sin la provincia de Buenos Aires, prefiere perder a ganar con Scioli. Ellos prefieren un peronismo explicado por Horacio González y Ricardo Forster sentados en 6-7-8, convocando a una batalla tras otra, batallas de una izquierda contratista, nada serio, lo más lejos posible de la comunidad organizada y la cultura del trabajo.

Rápidamente el Kirchnerismo resignificó el resultado adverso del domingo, mudando la mística a Santa Cruz, nuevo punto de partida fruto de la falta de reelección, y no del resultado electoral. Scioli no se nombra, es ya un perdedor ajeno para el Kirchnerismo. Ahora el proyecto ganó con Alicia, ella tiene los trapos, junto con Máximo, hasta el soñado retorno familiar a Balcarce 50. Quimeras!!!. La derrota es derrota, la historia es cambio, tenemos experiencia en retornos fallidos. Menem del 2003 por nombrar uno.

En todo este contexto ganó Scioli la 1° vuelta, saboreando la lona y luciendo una estética de derrota, se vieron lágrimas y sillas vacías. Es el espectáculo deseado por el Kirchnerismo duro, que no lo digiere, es el punto de partida impeorable para un balotaje más que difícil. Buena parte del peronismo, y del movimiento obrero, después del 22 de noviembre, gane o pierda Scioli, deberá despertar de lo sucedido y dar cuenta de todo.

Pero la historia sigue, a Scioli no le alcanzó con predicar la continuidad, apelar al “antimacri” sería apostar a la grieta, a ser menos Scioli que nunca. Además, ahora sabe que el Kirchnerismo lo esta gozando, y que la madre de las batallas ya esta perdida, la provincia de Buenos Aires, su provincia, gracias a Aníbal, el lastre mayor, quien dijo que dará un paso al costado, quizás hasta Santa Cruz, viendo que el objetivo de máxima no se dió, quedarse con la PBA, se irá lo de Máximo, a seguir luchando, por su “puesto”. Encima le queda Zannini, el lastre menor, para la batalla mayor, la del 22 de noviembre.

Parece ser que la “lealtad” es una relación más frecuente con el poder que con la derrota. Es muy probable que frente a los resultados de la 1° vuelta, muchos gobernadores se porten como barones del conurbano, que elijan sentarse a negociar con un gobierno de otro signo que lo necesita, que con uno propio para pelear por lo bajo con el Kirchnerismo duro, quizás lo prefieran encapsulado y delirando retornos en Santa Cruz, cuidar lo que se tiene y ver como deviene el “Cambio”, que nuevas oportunidades ofrecen los tiempos por venir.

Por Germán Gegenschatz

Buenos Aires, 27 de octubre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.

Germán Gegenschatz

Abogado - Diplomado en Historia Política Argentina

COMENTARIO CERRADO.