DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

El zapatazo de Rensenbrink

eduardo abrevaya

 

 

 

 

Lo que dice Trump, lo que dice el mundo libre, lo dice la gente que aún conserva algún sentido de la realidad. De la única que hay. De  la gente que aún conserva un pizca de raciocinio. De respeto por la vida. De sentido común. Si Trump habla de Islam radical, quiere decir eso Islam radical no está diciendo: soy un bruto aprovechador de las circunstancias que quiere llegar a la presidencia de cualquier manera y a cualquier costo. Está diciendo, Sres. déjense de  hacerse los tontos, déjense de mirar para otro lado. El lado está acá. Sí, acá, entre nosotros. Nos han declarado la guerra Sres. Y Uds. siguen jugando a lo que es políticamente correcto. Son Chamberlain bajando de las escaleras con el papelito en la mano, sonriente, exclamándole al mundo que había ‘arreglado’ con el Führer ¡Arreglado! No agresiones. Churchill le dijo entonces: no querías la guerra, preferías humillarte, ahora vas a tener la guerra y la humillación. Hay sujetos que ven las cosas claras, y otros que no las ven. Donald Trump está viendo más claro que todos. No nos gusta, porque Trump es a la vista de muchos un impresentable. Un bruto. Un demagogo. Un falto de modales. Pero la tiene clara. Muy clara. Se están quedando sin país. Se están quedando sin el American way of life. Hace rato que lo están perdiendo.  No quieren herir la democracia conculcando libertades. Bueno –les dice Trump- se van a quedar sin libertades y sin democracia. Nos pasará lo mismo que le pasó a Chamberlain y a Inglaterra, tendremos guerra y tendremos humillación. En determinados momentos de la historia hay que tomar decisiones y dejarse de joder con lo políticamente correcto. Hoy están sucediendo cosas extraordinarias, cosas que se han salido de madre, están ahora mismo fuera de control, son locura pura y llana. Hay sangre por todos lados Sres. Hay cuerpos mutilados, destrozados por el amonal, por los AK-47, por los fusiles de asalto, por los locos que están más locos que la cabra más loca que haya existido nunca jamás. Los hay  acá en Bs. As., en EE.UU, en París, en Londres, y repito también acá en Bs.As. Cuántos atentados más tendremos que sufrir para que salgamos del largo letargo en que estamos metidos. De esta siesta estúpida. De esta siesta provinciana, donde nunca pasa nada y pasa de todo. Cuántos robos más tendremos que ver para darnos cuentas que fuimos gobernados por unos fascistas ladrones, no unos ladrones fascistas, digo: unos fascistas ladrones. Fascistas y asesinos. Todo forma parte de lo mismo ¿por qué no lo queremos ver? De lo mismo. De lo mismo. Los locos quieren que aceptemos que es así la vida. Que no hay derechos. Que los derechos son de ellos, de esos pocos, que arrasan con todo. De los que te tienen con la bota encima de la cabeza. Unos pocos que están contra toda racionalidad. Pero nos tienen dominados. Ateridos de miedo. Están contra toda regla de convivencia. Están contra tu vida y la de los tuyos. Son esos que cortan puentes y toman ciudades y que se visten con el ropaje de que luchan por los derechos de las minorías y van sus dirigentes a los actos fascistas que organizan con chofer y en limusina y se van de los actos a grandes comilonas y se ríen de todos. Y te joden la vida todos los días de tu vida. Cortándote el subte, la calle, reclamando, reclamando, reclamando siempre reclamando. Nunca dando nada. Fastidiando todo lo que pueden fastidiar. Y el mundo libre ya lo sufrió con la terrible combinación de Hitler y Chamberlain. Nosotros lo sufrimos con Kirchner y con su viuda. Está ahí a la vista. Destruyeron todo lo que tocaron. Y se florean en nuestras narices. Y te paran el país, te toman las calles. Las ciudades. Te toman la vida. Qué más nos tiene que pasar para que reaccionemos de una buena vez. ¿Qué más? Donald Trump dice, tenemos que actuar con inteligencia. Y es verdad. Pura y sencilla verdad. Si un Papa se junta, sonríe y se regodea con asesinos, dictadores y ladrones ¿Qué le queda la gente de bien? entre la cual estoy. Yo soy gente de bien. Yo NO soy igual a CFK, a De Vido, a Moreno a Espinoza, a Anibal Fernández, a Hebe de Bonafini, a Carloto, a Massera y a Martinez de Hoz y  a tantos otros que hicieron todo lo posible -bajo la ambición que los domina y dominaba- para destruir el país. Estoy con bronca, estoy muy enojado. Estoy muy enojado con los indiferentes. Con los complacientes que piensan que nunca pasa nada. Cuando pasa de todo. Rescato a Oriana Fallaci. A la enorme y olvidada Oriana. Lo vio todo. Lo vio claro. Vio que el fascismo avanzaba y lo advertía y nadie la escuchó o no fueron los suficientes. Y así está Europa. Y hoy tenemos el mundo que tenemos. Un mundo de zombies que de tanto en tanto saltan en pedazos por los aires por la furia de unos locos enajenados. Que no quieren y odian el mundo ‘blasfemo y pecador’, pero que viven en él y disfrutan de él, lo gozan y lo taladran cuando se les viene en gana. Igual que acá con los fascistas, devenidos en nacionales y populares, que roban y matan en nuestras caras y nos quieren hacer creer que trabajan por la igualdad y por nuestros beneficios y lo único que hacen es degradar y contaminar el agua, el alimento, el aire y la mente de la gente con su tremenda corrupción, con su sola presencia que es pura podredumbre. Porque están podridos por dentro, y destilan pestilencia horrenda. Los detesto y en estoy en pie de guerra contra todos ellos. Porque la guerra nos las han declarado ellos, porque nos quieren exterminar y se quieren quedar con lo tuyo, con lo mío con lo de todos nosotros. Mientras seguimos dormidos. Y lo peor es que hoy existen imbéciles que quieren destruir al mismo gobierno que votaron hace solo seis meses –con el cual hay que estar también muy atentos- porque no lleva bien la economía o porque no tiene una buena canciller o porque el intendente tal o cual hizo lo que no tenía que hacer. Sres. zafamos de convertirnos en Cuba y Venezuela, por muy poquito, pegó en el palo, como el zapatazo de Rensenbrink cuando era tiempo de descuento. Si Aranguren no hace lo que tiene que hacer se debería ir. Si Prat Gay hace una política económica errada. Hay que gritar muy fuerte que se equivoca. Si Bulrich y su estúpido protocolo no sirven, que se vaya de una buena vez, ella y el protocolo. Por otra parte nunca debió haber estado, para eso está el código penal y los jueces. Bueno, los jueces. No inventemos la rueda. Y no le hagamos el juego al enemigo. Que está al acecho. Estamos en peligro. Es el año en que vamos a vivir en peligro. Venimos del saqueo. Y estamos en un peligro enorme. Las entraderas, los secuestros, los homicidios, los asaltos, son producto de la década ganada ¿por qué no se ve claro todo esto? Las declaraciones como las de Peña, de que Argentina está en condiciones de recibir a tres mil refugiados sirios son un indicio de que la clase política está en otra cosa. De que no entiende nada. Algunos no entienden nada y otros son lisa y llanamente unos imbéciles. Argentina no está en condiciones de nada. No está en condiciones de recibir refugiados de ningún lado. Nosotros vamos a tener que buscar refugio si siguen haciendo estupideces. Solo estamos en condiciones de apretar los cantos y luchar para no convertirnos en tierra  yerma, ganada definitivamente por el narcotráfico y por sus políticos cómplices, ladrones, corruptos,  asesinos y multimillonarios, al igual que los caciques sindicales, sin cuya anuencia no se puede gobernar. Sin cuyo ‘si’ no se puede tomar ninguna medida que beneficie al conjunto de todos nosotros. Argentinos despertemos de una buena vez de la estúpida siesta. La clase política argentina no está a la altura. No lo está. Tenemos que hacer que esté a la altura. El fascismo está entre nosotros. Es peligroso. Muy peligroso. Letal. Seguimos durmiendo con el enemigo. No despertemos tarde porque esta vez no habrá revancha, no habrá tiempo suplementario. El zapatazo de Rensenbrink finalmente entrará y nos dejará mudos. A todos. Tal como quedó el estadio de River aquel día. La realidad tocará la red y habremos perdido para siempre.

Por Eduardo Abrevaya

16 de junio de 2016

image_pdf
The following two tabs change content below.
Eduardo Abrevaya

Eduardo Abrevaya

Abogado, Computador Científico. Especialista en Derecho de la alta tecnología. Docente Universidad Siglo XXI
Eduardo Abrevaya

Latest posts by Eduardo Abrevaya (see all)