DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

El Emo Transformador y su lucha sin daño

juan mahlknecht

Existe un grupo de jóvenes millennials interesados por la cosa pública que no están dispuestos a perder su sensibilidad y genuinidad en pos de un interés que no los trasciende y que se hará cosecha en un futuro incierto…”

 

La juventud en la política contemporánea.

A diferencia de la juventud de los años setenta que contribuyó al regreso del ex presidente de la República Argentina, Juan Domingo Perón y a la lucha contra la dictadura militar, o la primavera democrática que se vivió en los ochenta, en la década de los noventa era sorprendente que un joven se interesase o se involucrase en la cosa pública; una década que promovía niveles bajos de participación, con jóvenes escépticos donde la técnica y la administración eran prioritarias por sobre conceptos más atractivos para la juventud como la injusticia social.

Aquella construcción político económica dio como resultado el efervescente lema repetido tantas veces durante la crisis de representación política del año 2002: “Que se vayan todos”.

Con la asunción del ex presidente Néstor Kirchner con solo el 22% de los votos, el nuevo gobierno también necesitó construir y competir por más amplias porciones de poder, en el marco de una visión de la política como lucha de intereses. Mediante sus disputas con diferentes organizaciones tales como las Fuerzas Armadas, la Iglesia, organismos internacionales de crédito y medios de comunicación concentrados, entre otros, generó una agenda con fuertes debates que resultó atrayente para muchos jóvenes.

Los jóvenes contemporáneos quieren construir una visión que integre lo personal y lo colectivo, ética y estética, autonomía, libertad y compromisos.

Pero es importante entender que el joven nacido entre 1983 y 1995 no expresa su disconformidad con la realidad social solamente a través de los partidos políticos, sino que encuentra en otros espacios nodos de poder de transformación localizado.  Los jóvenes no siempre son militantes de un partido, pero sí militantes de causas y cuentan con un atributo diferencial ante otros actores sociales como es su enorme potencial creativo. Entienden a la participación social como una acción colectiva que ocurre en la calle y  como una actividad placentera. El vínculo interpersonal es un eje relevante: los jóvenes apuestan al encuentro con el otro distinto, a la actividad cara a cara, a compartir, al trabajo en equipo y al consenso.

Intervención Urbana. El Emo Transformador.

Como dijimos anteriormente, en los noventa el joven no encontraba en la política un espacio convocante y durante el kirchnerismo primaba una mirada coyuntural bajo el concepto amigo-enemigo. Pero también convive en esta sociedad un joven que quiere involucrarse con su realidad circundante desde su sensibilidad y estética, en búsqueda de su autoexpresión. A este nuevo actor lo denomino Emo Transformador, un joven perteneciente a la generación Y, pero comprometido con la cosa pública, dispuesto a luchar sin dañar.

El concepto emo, que contiene muchas asociaciones en la actualidad, tiene su origen en el género musical, que deriva del hardcore punk y que irrumpe con una nueva línea mucho más melódica, más personal y experimental. Las bandas emo hacen música fuera del circuito puramente comercial para así poder expresar emociones genuinas. Sus conciertos tienen precios bajos y durante los shows las bandas emo suelen tocar sin un escenario definido, prefiriendo el suelo en locales pequeños para estar más cerca del público.

Estas cualidades emo son potenciadas por la cultura  2.0. que las envuelve y que conlleva similares características tales como cercanía y relación directa, sin mediadores, entre el emisor y el receptor; emotividad y sensibilidad protegidas detrás de una pantalla, y empoderamiento, por sentirse, al igual que sus pares, consumidor pero también generador de contenidos: prosumer.

“Sé el cambio que quieras ver en el mundo” Mahatma Gandhi.

“Sé el cambio que quieras ver en el mundo” de Mahatma Gandhi o “Seamos realistas, pidamos lo imposible”, esta última, lema de la revolución del Mayo francés, conmueven al Emo Transformador.

En ese contexto, Acción Poética es un movimiento iniciado por Armando Alanis Pulido en 1996 y que redefine la poesía urbana como tal. El contenido de sus frases son generalmente pensamientos de amor y compromiso, con una visión alegre y optimista,  donde muchas veces son citados poetas, escritores o músicos.

Acción Poética tiene quince años de existencia y está presente en Argentina, México, Lima, Perú, Venezuela y España, entre otros países de habla hispana.

El muro como imprenta del pueblo ya había sido anticipado por Bansky, aquel artista callejero y activista político que actuó durante el boom del aerosol en Bristol de finales de la década de 1980, pero en la década siguiente el arte callejero se convirtió en un modo de expresión que involucró muchas más técnicas, más allá del grafiti, tales como plantillas, posters, pegatinas y murales con un mensaje crítico e irónico y que muchas veces invita a la toma de posición social o simplemente a la reflexión.

Bansky (se desconoce su nombre) fue influenciado por Blek le Rat, un artista de graffiti parisino influenciado por el stencil propagandístico de Mussolini y el grafiti que vio en el metro en Nueva York. “A pesar de las represalias por parte de la policía en contra del graffiti, continuaré asaltando las calles en la oscuridad, ya que para mí, llevar el trabajo directamente a las calles es parte primordial de la evolución del arte” es una de las famosas frases de Blek Le Rat.

Obeyes también un artista callejero famoso, oriundo de California y creador del retrato de Obama conocido como HOPE.

Pero no representan a la generación Y, son más bien individualistas del marketing urbano más propio del existencialismo, con críticas a la política, la religión, el militarismo y mismo al capitalismo y a la globalización por igual.

Posiblemente los actuales referentes propios de Twitter estén llevando a esta red social a ser aquel mural urbano de los años ochenta y noventa, con un lenguaje provocativo, ácido e irónico como los anónimos @CoronelGonorrea y @drapignata. Pero el Emo Transformador no es eso, es todo lo anteriormente descripto: colaborativo, optimista, comprometido, sensible socialmente, emotivo y desinteresado, entre tantas otras características similares.

Por Juan Mahlknecht

Buenos Aires, 12 de mayo de 2014.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Juan Mahlknecht

Juan Mahlknecht

COMENTARIO CERRADO.