DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Derechos Humanos y víctimas de violencia en el S. XXI

CHIDINI

 

 

 

 

 

Una visión de país orientada al respeto de los derechos humanos, es aquella que busca impulsar acciones decididas y permanentes en materia de su prevención, promoción, protección y defensa efectiva, así como del planteamiento constante de reformas legales y estructurales necesarias para garantizar su pleno respeto. Durante los años por venir, ésta deberá ser la política permanente del Estado argentino en los procesos de transformación y desarrollo con el objetivo de consolidar los derechos de las víctimas de violencia.

Como el derecho no es algo inmutable sino que va evolucionando a lo largo del tiempo, y debido a que paralelamente a esa evolución se van trasformando las conductas sociales que el derecho regula suscitando problemas que hasta ese momento no se habían presentado y a los cuales el derecho debe dar respuestas, se genera la urgencia de adaptar los derechos humanos a las nuevas realidades sociales.

El respeto a los derechos fundamentales de las víctimas del delito constituye un elemento primordial para consolidar el sistema de libertades y garantizar un mejor ejercicio de los derechos humanos; por lo tanto, es vital que se establezcan las bases legales necesarias para la adecuada y oportuna atención. De igual manera, propiciar que las autoridades en el ejercicio de sus funciones se abstengan de anular o desconocer tales derechos o de utilizar mecanismos que provoquen una doble victimización institucional.

Los efectos de estos delitos no terminan con la afectación directa a la víctima, sino que además se extiende indirectamente a terceros como la familia, amigos, entre otros. Las víctimas consideradas y relegadas como actores secundarios dentro de los sistemas de justicia, quedan –como si fuera poco el sufrimiento- sujetas también al desamparo institucional, situación que en un Estado de Derecho y por humanidad no puede tolerarse.

Tradicionalmente las políticas públicas mundiales no han contemplado suficientemente a la víctima del delito; sin tomar en cuenta que la victimización puede provocar daños graves que en muchas ocasiones son de difícil o imposible reparación ya que, penetra el nivel más profundo de la integridad de una persona, no solamente en su aspecto físico, sino en su estado emocional alcanzando a sus relaciones sociales y familiares, su situación económica y hasta jurídica, generando en muchos de los casos, una exclusión de la sociedad.

En la Argentina, la descoordinación de instituciones de atención a la víctima, sumado a la insuficiencia y falta de adecuación de servicios victimológicos (ya que la mayoría de los centros asistenciales, proporcionan atención preferentemente a víctimas de violencia familiar y delitos sexuales, descuidando a las víctimas de tragedias y delitos violentos), ha generado que su intento por reparar los derechos de las víctimas se torne ineficaz. Por estas razones, es fundamental generar de cara al futuro los mecanismos institucionales que se orienten a la búsqueda de propuestas concretas para la atención rápida y eficaz de sus derechos.

Por Facundo Chidini

Buenos Aires, 11 de noviembre de 2015.

image_pdf
The following two tabs change content below.
Facundo Chidini

Facundo Chidini

Es coach ontológico y estudiante de Derecho en la Universidad de Buenos Aires. Es Presidente de Acuerdo Federal y miembro de la Red de Víctimas de Violencia.

COMENTARIO CERRADO.