DONDE TU OPINIÓN VALE

Close Icon
   
    

Del papelón a cambiemos

lorena carballo

 

 

 

 

 

Los resultados de las elecciones generales del 25 de octubre, desataron una ola de esperanza y alegría en gran parte de la sociedad que, de repente, creyó en sí misma y se dio cuenta que sí, se puede.

Se respira otro aire, la piel social empieza a tener una textura diferente y eso inquieta y mucho.  Tanto que la estrategia del Frente para la Victoria, barajó y dio de nuevo con un perfil de campaña agresivo, por momentos violentos y ya,  a estas alturas,  patético.

Revisemos un poco lo que viene sucediendo: de repente se intentó vincular al candidato de Cambiemos con la década del ´90, pero al rato se dieron cuenta que todos gobernaron o estuvieron en cargos legislativos aprobando y consintiendo leyes que, ahora, son “vende patria”, “cipayas”. Entonces viraron a hablar de la Alianza, pero resulta que el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, tampoco gobernó en esa época. Por si fuera poco, se habla del gobierno del ajuste y la privatización pero en estos 8 años de gestión macrista en la ciudad de Buenos Aires no se privatizaron ni escuelas, ni hospitales, ni espacios públicos, sino al contrario se avanzó en la recuperación del  estado con presencia real y eficiente. Ahora la ofensiva, porque pareciera ser que en vez de campaña electoral es una contienda bélica, es “asustar” a los empleados de la administración pública nacional pero en este punto tampoco hubo despidos masivos de los empleados de la administración pública de la Ciudad.

En paralelo, y casi sin aviso nos enteramos que: la inflación existe, la pobreza existe, las economías regionales están ahorcadas, no se genera empleo privado desde hace más de 4 años y ya para analizar con los psicólogos, nos lo enteramos por quienes todos estos años  y hasta el 25 de octubre lo negaban a raja tabla. A esto sumemos los apuros desesperados por subirse a las propuestas del candidato del Frente Renovador, propuestas que hasta el 25 de octubre eran “un disparate”. Es lógico, hay que intentar captar los 5 millones de votos que esa fuerza sacó el 25.

El punto es cómo se capta ese voto. Y aquí, otra miopía más: hacer campaña pensando que el perfil del electorado sigue siendo el que existía hasta hace un tiempo donde la gente se conformaba con que esto era lo máximo a lo que se podía aspirar, que no importa la corrupción, las muertes de miles de argentinos por servicios mal brindados y mal gestionados, que no importa el despilfarro y avasallamiento de las instituciones, que no importan las bravuconadas, que la impunidad viró  a perversión con un vicepresidente que no sólo no renuncia sino que en caso de llegar a la presidencia Scioli sería premiado con un puesto de embajador en México, es cuanto menos insultar la inteligencia de los argentinos. De gran parte de la sociedad que piensa y se piensa a sí misma, más allá de la condición social de la que provenga o se encuentre.

Analizando un poco cómo impacta esta campaña en el PJ, pensando en el futuro del PJ vale rescatar la inteligencia de Urtubey quien dijo “muchachos, no cuenten conmigo para matar al peronismo” porque esta campaña guionada por La Cámpora y la presidencia sólo está consiguiendo destrozar al peronismo. Tanto La Cámpora como CFK están más focalizados en ocupar y asegurarse puestos y fueros, olfateando la muy probable pérdida en el balotaje, que en sostener y apuntalar la campaña presidencial. Sin mencionar las veces que ningunearon y olvidaron al General.

Nadie está poniendo mesura y el día después habrá pases de facturas a aquellos peronistas que se subieron al tren fantasma, nadie está cuidando al peronismo de esta colonización: empezando por Scioli que al parecer, entregó las banderas, ni los sciolistas de pura cepa como Albero Pérez y Gustavo Marangoni.

Ya lo dijo Pampuro: “si se despierta el General, nos mata a todos”, Urtubey (rápido de reflejos) ya optó por correrse de esto, al igual que Randazzo. Ambos jóvenes dirigentes del peronismo que, junto con Massa y el experimentado De La Sota, son (quizás sin haberlo hablado) quienes están cuidando al peronismo, viendo más allá del árbol.

Son quienes, seguramente, puedan terminar la tan ansiada renovación peronista que quedó trunca en los ´80 cuando Menem le ganó la interna a Cafiero. Ironías de la vida, Menem quien gobernó en los ´90, gobierno del que fueron parte quienes hoy alimentan la destrucción del partido. De la mano de dirigentes como los mencionados, seguramente se abra una nueva etapa para el peronismo que logre convertirse en un partido moderno y ser no sólo un movimiento.

Mientras tanto la sintonía de los argentinos con Cambiemos sigue creciendo, estamos asistiendo a un cambio de época que promete desplegar toda la potencialidad que los argentinos tenemos.

Los argentinos somos al mismo tiempo los garantes y los protagonistas de este cambio, la ciudadanía se dio cuenta que es sano para nuestra joven democracia ser parte en vez de delegar. Sin el gran trabajo de miles de voluntarios que fueron los ojos del sistema electoral, quizás la historia seria otra. El ejemplo del bochorno de Tucumán, abrió los ojos y pasamos de la charla de café a ser protagonistas, fiscales y artífices de nuestro destino.

Cambiemos creció como fuerza, como coalición de gobierno y los resultados están a la vista. Es la prueba fehaciente de lo que se puede lograr cuando hay diálogo, consenso y madurez política e institucional, cuando hay responsabilidades y urgencias que no dan lugar a la soberbia y la mezquindad.

El 22 tenemos una cita con nuestra historia, ojala podamos cantar como dice una linda canción: “tarda en llegar y al final, hay recompensa”.

Por María Lorena Carballo

Buenos Aries, 6 de noviembre de 2015

image_pdf
The following two tabs change content below.
María Lorena Carballo

María Lorena Carballo

Lic. Ciencia Política (U.B.A.)
María Lorena Carballo

Latest posts by María Lorena Carballo (see all)

COMENTARIO CERRADO.